Opinión

Los alcances de la reforma fiscal

04 septiembre 2013 5:2

Estamos a  unos cuantos días de que la reforma fiscal sea pública. Por eso es relevante que algunas instituciones bancarias hayan presentado sus perspectivas de lo que consideran que va a contener la propuesta hacendaria.
 
 
Este análisis es consistente con algunas de las revelaciones hechas esta semana por el presidente nacional del PRI César Camacho.
 
 
Le resumo los planteamientos y posteriormente mi opinión del impacto que tendrán.
 
 
1- La reforma fiscal consideraría el bajo crecimiento actual y no dejará caer su impacto de un solo golpe, sino que se diluirá a lo largo de varios años. Para 2014 se estima que habría sólo una recaudación adicional que es estimada, según el banco, desde 0.6 hasta 1.6 puntos porcentuales del PIB, lo que implica un rango que iría desde 100 mil hasta 260 mil millones de pesos aproximadamente, según lo que incluya la reforma.
 
 
2- Para generar certidumbre, se requiere un mecanismo que defina con claridad los ajustes que van a ocurrir en todo el sexenio y que supondrían una recaudación adicional –según la estimación de Banamex- de hasta 6 puntos del PIB, lo que implica una captación de impuestos adicional de poco más de un billón de pesos por año para el 2018 o 2019.
 
 
3- No habrá una tasa generalizada del IVA de 16 por ciento. Sin embargo, en alimentos procesados así como en ciertas bebidas embotelladas, habrá una tasa que podría ubicarse de entrada en 2 por ciento. De acuerdo a lo dicho por el dirigente del PRI, no habrá IVA en medicinas.
 
 
4- El pivote del incremento de recaudación en el 2014 estará en el ISR. Se estima un alza de 4 puntos en la tasa máxima para las personas físicas, lo que supone un nivel de 34 por ciento. Será muy complicado que no haya también algún incremento en el ISR empresarial, que pretenderá compensarse con la desaparición del IETU. No obstante, serán eliminadas diversas exenciones como la consolidación fiscal.
 
 
5- Habrá incrementos en los diversos IEPS, como en el caso de los refrescos y de las bebidas alcohólicas, lo que contribuirá a dar algunos puntos base en el ingreso adicional que se espera para 2014.
 
 
6- El cambio en el régimen fiscal de Pemex será gradual, para dejarle poco a poco un margen adicional de recursos, eliminando el derecho ordinario sobre hidrocarburos y estableciendo un ISR aún para Pemex Exploración y Producción.
 
 
No es imposible que los incrementos que le refiero sean los de arranque y que gradualmente haya alzas adicionales en las tasas tanto de ISR como IVA.
 
 
Otro pie de la reforma fiscal será el de los impuestos locales. Es probable que la legislación que define el federalismo fiscal se modifique para reducir las transferencias efectivas a estados y municipios, dando a cambio más potestades fiscales a los gobiernos locales.
 
 
A la par que este incremento de la carga tributaria vendrá la instalación de un sistema de seguridad social universal, que también tendrá un incremento gradual de su cobertura.
 
 
¿Cuál sería el impacto de esta reforma sobre la actividad económica del 2014?
 
 
El hecho de que hubiera un peso específico de 0.6 a 1.6 por ciento del PIB en la nueva carga tributaria, pero con un gasto público que quizás se incremente en ese margen, hará que el impacto efectivo sea menor en el PIB.
 
 
¿Y cuál será el impacto de mediano plazo?
 
 
Será necesario conocer cuál es la trayectoria prevista del gasto público para los siguientes años. Como le he comentado, en el balance de impactos cuentan los dos lados de la ecuación por lo que será necesario ver qué sucede con la reasignación del gasto público.
 
 
Sin embargo, lo que sí puede decirse es que el 2014, pese a la reforma fiscal, será mejor que el 2013.
 
 
No sé si el gobierno sepa explicarlo, pero el objetivo real no es crecer mucho ahora sino sentar las bases para un mayor crecimiento sostenido en los siguientes 10 a 20 años.
 
 
Twitter: @E_Q_