Opinión

Los 22 sistemas de telepresencia en Av. Insurgentes

1
 

 

cisco

En diciembre pasado entré a una sala de telepresencia de una empresa suiza cuya filial mexicana se encuentra en Polanco. Ahí, un alto directivo me dijo que gracias a esa sala de telepresencia ya no tiene que viajar a Suiza varias veces al año, como antes solía hacerlo; debido a que las pantallas de la sala, la definición de la imagen, la fidelidad del sonido y la experiencia completa de las reuniones virtuales eran una maravilla.

No es el primer individuo que percibo feliz porque ya no se tiene que montar en un avión más de 11 horas, dejar de ver a su familia, y desgastarse físicamente para la junta típica que debe durar no más de 120 minutos. La telepresencia es una realidad en las empresas globales y cada vez con mayor frecuencia la vemos operar en México, aunque principalmente en empresas con claridad de lo que significan las inversiones en TI, es decir, las multinacionales.

La semana pasada la empresa que más desarrolla la tecnología de telepresencia, Cisco, inauguró un centro de tecnología impresionante al sur de la ciudad de México, en la Av. de los Insurgentes Sur, donde montó 22 sistemas de telepresencia de última generación. En realidad el edificio inaugurado es mucho más que eso –es un Centro Global de Servicios que requirió una inversión de 26 millones de dólares– y es uno de los cinco que esta corporación tiene en el mundo (hay otro en Cracovia, Polonia; uno más en Bangalore, India, otro en Dalián, China y uno más en Estados Unidos).

La telepresencia es una de las tendencias más claras de la globalización. Hay empresas como la cadena británica de supermercados, Tesco, que de plano piensan que gracias a esta tecnología se “humaniza” la experiencia de los individuos que participan en el negocio. En el caso de los sistemas inaugurados en Insurgentes la semana pasada, se trata del sistema “iX5000, una experiencia video-colaborativa con calidad de clase mundial que requiere la mitad del ancho de banda (…) comparada con los sistemas anteriores de tres pantallas, y que requiere menos energía que una secadora de pelo”, según Cisco.

Me resulta penoso no escuchar constantemente a empresarios mexicanos hablando de sus grandes proyectos en el uso de este tipo de tecnologías. Por lo pronto parecen estar más bien concentrados en aprender a soltar sus datos para que se resguarden en la “nube” (cosa que les está costando trabajo).

Pero el gobierno sí que está activo –a la inauguración asistieron Gabriel Contreras, Alejandra Lagunes, Salomón Chertorivsky–, y es una buena señal. Veremos si nos sorprenden con algún proyecto de amplio alcance social, que ya urge, para detonar más emprendedurismo mexicano ligado a la tecnología de última generación.

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
EPN en Reino Unido: Hora del té + energía en Escocia
Y que me confunden con taxista de Uber
Honda y la necesidad de algo más que la Profeco