Opinión

Lorenzo Servitje, un gran empresario, un gran amigo, un gran hombre

 
1
 

 

Lorenzo Servitje.

Sí, mi querido Lorenzo, fuiste un compañero inolvidable al que muchos vamos a extrañar mucho.

Podría hacer una larga y emocionada reseña de lo que tú representaste para mí y para los míos, pero lo que más me llegó al corazón fue tu amor por los pobres, por los desprotegidos, y tu lucha, a través de la Fundación Mexicana para el Desarrollo Rural –una de tantas organizaciones que crecieron bajo tu amparo y que yo tuve el honor de presidir– para que los campesinos de bajos recursos alcanzaran una vida digna a través de su propio esfuerzo. Tú no eras en esos momentos el gran empresario que forjó a Bimbo desde sus cimientos, eras simplemente el amigo de los hombres del campo a los que estrechabas su mano con verdadera devoción.

Gracias, Lorenzo, por lo mucho que diste a muchos a través de tus 98 años de vida. Ojalá nuestro México querido pueda contar con hombres como tú que tanto lo quisiste y tanto le aportaste.

Dios te extrañaba y ahora te recibe con los brazos abiertos.

Se despide de ti, como tú me llamabas, “tu amigo del alma”.

Mañana será otro día.

El autor es presidente de Sociedad en Movimiento.

También te puede interesar:
Trump, Trump, siempre Trump
Sr. presidente, aproveche usted la oportunidad
Los desacuerdos sobre el acuerdo