Opinión

Logra tus propósitos... en tu empresa

 
Envíale tu pregunta a Richard Branson
1
 

 

Branson. Logra tus propósitos... en tu empresa.

Siempre que sale el tema de las resoluciones de año nuevo, a mi madre, Eve, le encanta recordar alegremente que cuando yo era niño acostumbraba hablar de mis “revoluciones de año nuevo”. Aunque mi mal uso de las palabras habitualmente está fuera de lugar, tengo que defender ese en particular porque resultó ser un poco profético.

Enfrentémoslo: hacerse un propósito significativo y apegarse a él durante todo un año puede requerir una revolución menor en la forma en que uno piensa y actúa. De hecho, para cuando leas esto, hay buenas probabilidades de que ya hayas hecho trampa, y quizás incluso hayas olvidado tus bienintencionadas resoluciones para 2016. Pero no te preocupes, ¡no eres el único! Según la revista especializada Journal of Clinical Psychology de la Universidad de Scranton, hasta 29 por ciento de las personas que hacen propósitos regresan a sus malos hábitos para la segunda semana de enero.

Poco sorprendentemente: sondeos han encontrado que los propósitos de año nuevo más populares son perder peso y ejercitarse más. Mi familia tiene una larga tradición de prometer alejarse del alcohol durante el mes de enero. Me alegra informar que esta es una resolución que nos las arreglamos para cumplir, y a menudo perder algún kilo y sentirnos más sanos en el proceso. (Un amigo mío hace lo mismo, excepto que no bebe en febrero, ¡ya que el mes es regularmente tres días más corto!)

Hacerse un propósito y apegarse a él durante todo un año puede requerir una revolución

Otros propósitos populares incluyen gastar menos dinero u organizarse mejor. Algunas personas prefieren resoluciones que involucran desafíos más complejos. Por ejemplo, Mark Zuckerberg de Facebook resolvió en 2011 que sólo comería carne de animales que él hubiera matado. Este año, va a tratar de correr 365 millas (587 kilómetros) y construir un sistema de inteligencia artificial que pueda controlar su casa. Anunció en Facebook a principios de este mes que pretendía crear una herramienta que comprenda su voz, use tecnología de reconocimiento facial para permitir la entrada de invitados a su casa y le posibilite escuchar constantemente a su hijita, Max, cuando él no esté cerca. Sólo me pregunto si Zuckerberg aprecia cuánto esa bebé va a cambiar su vida, con o sin ayuda de la inteligencia artificial.

Los negocios envejecen en muchas formas de la misma manera que las personas. Cuando son jóvenes, tiernos y vigorosos, se salen con la suya con todo tipo de cosas que no se les perdonarán más adelante en su vida. En su adolescencia, se vuelven un poco arrogantes y piensan que lo saben todo. Posteriormente, los negocios pueden asentarse, y el impulso para seguir adelante de manera habitual puede empezar a tener precedencia sobre la innovación: se duermen en sus laureles, caen los niveles de energía y empiezan a crecer en la línea de la cintura (y del despilfarro).

Esto significa que los propósitos de año nuevo más inteligentes que pueden hacer los dueños de negocios en representación de sus equipos son similares a las resoluciones individuales más populares.

-Organizarse: La palabra “organización” implica, bueno, ¡organización! ¿Estás haciendo un uso máximo de la nueva tecnología? ¿También te estás reuniendo con tus empleados para recibir su retroalimentación y actúas con base en sus sugerencias? Podría venir al caso un baño de realidad.

-Gastar menos/ahorrar más: Desafía a tu gente a proponer eficiencias en costos que vayan más allá de sus líneas presupuestarias. Como le encanta recordarme a mi encantadora esposa escocesa: los pequeños ahorros pueden representar rápidamente grandes cantidades de dinero. En compañías como Amazon, Costco y Wal-Mart, este pensamiento es el núcleo de toda estrategia. Hazla parte de la tuya.

-Ejercitarse más: Este es un propósito que definitivamente beneficia al individuo y a la empresa. Todos funcionan mejor cuando están en buena forma física. Si estás en un rol de liderazgo, entonces pon el ejemplo y comprométete a ejercitarte cada día. Además, analiza lo que la compañía puede hacer para alentar a los empleados a cuidar de su bienestar físico. Los concursos de equipos interdepartamentales son una buena forma de hacer al ejercicio divertido y competitivo; pérdida de kilos total, kilómetros caminados o corridos, cualquier cosa funciona. ¡Solo asegúrate de que la recompensa no sea pizza para todos!

Aun cuando nos estamos acercando al final de enero, y ya has abandonado tus resoluciones personales, ¿por qué no tratar de aplicarlas a tu negocio? Después de todo, nunca es tarde para iniciar una revolución.

Twitter: @richardbranson

También te puede interesar:
Para quienes posponen las cosas, unos consejos
¿El mundo se está volviendo más emprendedor? A mí me parece que sí
Convierte tus fallas en fortalezas