Opinión

Lo que ya casi compra Fibra Uno

 
1
 

 

Fibra Uno

¿Recuerda el convenio de Fibra Uno para hacerse del portafolio Apolo II? Fue una operación anunciada en noviembre de 2016. Es enorme.

El paquete está integrado por 18 propiedades, incluidos 16 centros comerciales -11 de ellos estabilizados- y dos terrenos. Estos últimos se ubican en la CDMX, en zonas de alto poder adquisitivo.

Se trata de una operación de entre 10 mil y 11 mil millones de pesos y que, según las cuentas de la Fibra, debían de dejarle un ingreso operativo neto anual de mil millones de pesos.

Gonzalo Robina, director general adjunto de Fibra Uno, ya divulga que están en la etapa final de las negociaciones para consumar la compra que podría concretarse hacia por ahí de octubre.

Robina y su equipo explicaron que el cierre de esta transacción, contemplada para inicios de 2017, ha tardado más de lo previsto, lo que ha sido benéfico pues algunos de los malls que estaban en construcción ya casi están terminados.

Los ejecutivos ya presumen también que en el megadesarrollo de Mítikah -ubicado al sur de la Ciudad de México- ya prearrendaron 70 por ciento de los espacios comerciales. El negocio pinta para ser mítico.

RUMBO AL TLCAN 2.0
Como usted sabe, el 16 de agosto inician las reuniones formales para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Aunque todavía faltan más de 16 días, varios secretarios de estado de México sostienen pláticas activas con sus homólogos de Estados Unidos.

Nos dicen que Alfonso Navarrete Prida, titular de la Secretaría del Trabajo, tuvo ayer una encerrona con su contraparte Alexander Acosta.

La reunión realizada en Washington aclaró detalles sobre los puntos que se revelaron la semana pasada en temas laborales rumbo a las renegociaciones.

Por su parte, el secretario de Agricultura de Estados Unidos, Sonny Perdue, platicará el jueves y viernes con su homólogo José Calzada, a fin de revisar temas como el déficit en el agro. ¿Sacaremos ese tratado de la barranca?.


REFORMA ‘ENERGIZA’ A KANSAS
Aunque no se ha reflejado en el precio de la gasolina, todo indica que la reforma energética ya genera sus primeros frutos.

¿Por qué lo decimos? En el segundo trimestre de 2017 Kansas City Southern de México, que preside José Zozaya, registró 14.2 millones de dólares de ingresos al mover combustibles y gas natural de Estados Unidos a México.

Si usted recuerda, a raíz de la reforma energética se permitió la libre importación y comercialización de combustibles. Los 14.2 millones dólares significan 255 por ciento más que lo registrado por el grupo en el lapso enero-marzo de este año.

Brian Hancock, director de marketing de la empresa, explicó en una conferencia que 40 por ciento de los envíos son productos refinados líquidos, donde se incluyen diésel y combustible sin plomo.

El ejecutivo dijo que el ferrocarril será una parte relevante de la nueva reforma energética y cadena de suministro de México, por lo que también invierten en infraestructura -como ferrotanques y tanques de almacenamiento- para impulsar el negocio. En el comercio binacional no se ven grietas.

También te puede interesar:
¿Por qué Volaris pierde altura?
El ‘despegue’ de la alianza Delta-Aeroméxico
Las minitiendas Chedraui

: