Opinión

Lo que tiene y no tiene la PGJ de Tabasco


 
 
 
¿Qué tanto sabe la Procuraduría de Justicia de Tabasco en torno a los malos manejos de Andrés Granier Melo?
 
¿Qué tanto no sabe cómo para solicitar su arraigo mientras encuentra la documentación contable y el argumento jurídico como consignarle penalmente?
 
La pregunta viene al caso porque, después de meses en los que escuchamos al gobernador de Tabasco, Arturo Núñez Jiménez, denunciar el saqueo de las arcas del estado por parte de Granier y compañía, hasta el momento no existe una denuncia formal en su contra.
 
El propio Núñez declaró, hace unas semanas, que en las denuncias presentadas por la Procuraduría estatal en contra de varios funcionarios de la administración pasada “no figuraba el nombre de Granier´´
 
Algo debió encontrar la Procuraduría local como para convencer a la PGR de que Granier era un pájaro de cuenta que debía ser detenido preventivamente.
 
El asunto es de gran trascendencia pues ahora la administración de Núñez tiene el plazo del arraigo para convencer a un juez de que Granier es responsable de haber desparecido cientos de millones de pesos.
 
Pero…si pese al escándalo mediático y la sospecha generalizada derivado de ello ¿la Procuraduría local no puede sustentar sus dichos?
 
El perdedor sería, desde luego, Núñez, su procurador y el pueblo de Tabasco.
 
Ante las evidencias mostradas por el actual gobernador, nadie, pero nadie creería que Granier es inocente y la sospecha de un acuerdo por encima de la ley, que ya corre con fuerza, sería magníficamente abonada.
 
Estaríamos frente a otro vergonzoso caso como el ocurrido en Chiapas el sexenio pasado, cuando el gobernador –es un decir-, Juan Sabines, persiguió y encarceló a su antecesor Pablo Salazar Mendiguchía, por los mismos delitos de los que se señala a Granier.
 
Luego, a semanas de dejar el cargo, Mendiguchía fue dejado en libertad sin cargo alguno.
 
Ojalá no sea el caso.
 
Apuesta todo el PRI por BC
 
Si el próximo 7 de julio, Fernando Castro Trenti no gana la elección de gobernador en Baja California, perderá él.
 
Si el resultado le favorece, habrá ganado el PRI.
 
Porque, pese a la pobreza de la campaña, Castro Trenti no se pude quejar de falta de apoyo.
 
La plana mayor del tricolor estuvo el fin de semana pasado respaldándolo, apuntalando la oferta de gobierno pero sobre todo, aclarando a los militantes del partido que la gubernatura no está negociada con el PAN, como se ha rumorado.
 
Ya después de eso poco o nada se puede hacer para empujar a Castro hacia la gubernatura.
 
Del otro lado, Francisco “Kiko’’ Vega acaba de ganar un round en el ring de las autoridades electorales que prohibieron la transmisión de un spot del PRI y socios “porque denigraba’’ la imagen del panista.
 
Así las cosas, estas las dos semanas que restan para el fin de las campañas serán de alarido.
 
Camoteros
 
En donde también las patadas están de a peso es en Puebla, sobre todo en la pelea por la presidencia municipal de la capital.
 
Hoy presentará su propuesta de gobierno el candidato del PRI, Enrique Agüera Ibáñez y mañana será el debate con el candidato del PAN Antonio “Tony’’ Gali.
 
El debate ocurre a poco más de dos semanas para la elección, en medio de acusaciones mutuas de “mano negra’’ desde muy distintas trincheras.
 
 
A ver.