Opinión

Lo que Peña le dijo a Ramírez Marín


Fue un domingo, sobrevolando la Ciudad de México, cuando el presidente Peña Nieto transmitió a Jorge Carlos Ramírez Marín su motivación para ordenar el desarrollo urbano: “Esto es lo que no puede seguir así”, dijo, refiriéndose a la mancha urbana gigante, amorfa, grotesca de la capital. El secretario de desarrollo agrario, territorial y urbano supo entonces que la cirugía sería considerable.
Entrado ya en el sexenio y con la cruz a cuestas de millones de casas abandonadas y empresas de vivienda con estertores de dolor, Ramírez Marín echó un vistazo al pasado de las afectadas: notoriamente Urbi, la de Cuauhtémoc Pérez Román; aunque también Homex y Geo. En todos los casos encontró que el mercado bursátil ya había descontado el desgaste del modelo de negocio basado en créditos de Infonavit dirigidos al segmento que gana 2 salarios mínimos y que recibían subsidio del gobierno.
Esta es una historia que habrá de desmenuzarse más; pero su punto álgido es el siguiente: los bancos hicieron el juego a las vivienderas, facilitando créditos bajo la premisa de que si las condiciones cambiaban existía el respaldo de las reservas territoriales o el rescate gubernamental. Pero las reservas territoriales se vinieron abajo por el reordenamiento de las reglas del juego para obtener un subsidio y el rescate gubernamental no vendrá. ¿Resultado? Veremos empequeñecer a estas empresas. Así, en lugar de construir 40,000 viviendas anualmente, edificarán 20,000 —si bien les va—.
El punto medular es el subsidio del gobierno. Cada año, alrededor de 6,000 millones de pesos están disponibles para inyectar efectivo a la compra de vivienda de interés social. Ése monto es el que está en disputa, porque tanto los bancos como los desarrolladores fantasean que el gobierno lo puede utilizar para pagar créditos vencidos. Pero no ocurrirá, y el monto tampoco disminuirá; simplemente cambiará el sistema de 'puntos' que obtiene una empresa desarrolladora para tener acceso a ese dinero. ¿Cómo hará méritos para obtenerlo? Desarrollado también vivienda vertical; incluyendo cuotas de mantenimiento; garantizando centros de trabajo y educación cercanos para evitar ciudades fantasma. Haciendo las cosas con orden.
Twitter: @SOYCarlosMota