Opinión

Lo que pasa en Las Vegas no se queda en Las Vegas

  
1
  

  

Las Vegas.

Para los mexicanos que visitan Las Vegas; para Javier Arrigunaga, presidente del consejo de administración de Aeromexico; para Miguel Alemán Magnani, presidente ejecutivo de Interjet; y para Alfonso González Migoya, presidente del consejo de administración de Volaris.

Actualmente habitan 2.8 millones de personas en el estado de Nevada, de las cuales 22 por ciento (600 mil personas) son de origen mexicano; aproximadamente dos de cada 10 estudiantes en ese estado son de origen mexicano. Pedro es ejemplo e inspiración, pero no es el único: en Nevada hay aproximadamente entre 10 mil y hasta 17 mil dreamers.

Pedro Navarro Aguilar es un joven mexicano que, como muchos otros, lucha día con día por una vida digna e íntegra en Estados Unidos, pero a diferencia de los demás, Pedro también lucha contra la ceguera.

A Pedro le diagnosticaron retinitis aguda al cumplir 16 años de edad. Fue cuando sus padres decidieron mudarse de Toluca y migrar a Estados Unidos, con la esperanza de encontrar los avances médicos necesarios para la recuperación de la salud de su hijo. Así fue como llegaron sin documentos a Las Vegas.

Pedro comenzó su vida de estudiante en Las Vegas, pero dos años después tenía dificultades para leer en el pizarrón o cualquier libro de texto. Debido a su situación migratoria, nunca pudo acceder a los servicios de salud que mejoraran su condición. Entonces se dio a la tarea de encontrar por sus propios medios los recursos que le ayudarían a llevar una vida normal.

Desde hace cinco años trabaja archivando récords médicos de una clínica visual que utiliza tecnología especializada, la cual también emplea para realizar sus tareas y poder continuar sus estudios. Su rutina comienza a las 5:30 de la mañana al acompañar a su madre al trabajo, para después esperar el transporte público adaptado para las personas con discapacidad: así llega a la universidad.

Actualmente estudia una licenciatura en la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Nevada. Además cuenta con estudios en artes y sociología por el Colegio Sur de Nevada. Como actividades extracurriculares, Pedro ha sido voluntario en el programa para estudiantes migrantes en UCLA Labor Center, participa en el campamento de veranos de jóvenes invidentes, es becario del programa IME-Becas y realizó sus prácticas profesionales en el programa de Community Counseling Center.

Ahora lleva viviendo 11 años en Las Vegas y se ha encontrado con diferentes personas que le han brindado el apoyo necesario para que continúe con sus estudios sin que su discapacidad o su situación migratoria sean un impedimento.

En la vida de Pedro destacan los apoyos de una organización no lucrativa que le regaló un perro guía llamado Tyser que se ha convertido en su mejor aliado ya desde hace un año, y en parte fundamental de su familia.

Destaca la figura del profesor Carlos Ezeta. Él enseña psicología en la Universidad de Southern Nevada y también funge como coordinador del Programa IME-Becas, en Las Vegas. El profesor Ezeta es conocido en la comunidad estudiantil por impulsar a cientos de jóvenes a continuar con sus estudios, incluyendo a estudiantes indocumentados. Carlos Ezeta afirma que en su vida Pedro ha sido su más grande inspiración y ejemplo.

Estos jóvenes dreamers podrían cambiar sus vidas y las de su comunidad si los mexicanos sumamos esfuerzos desde diferentes ámbitos y nuestro compromiso se traduce en acción.

Para este próximo 15 de septiembre se espera el arribo de 40 mil mexicanos (sólo por vía aérea) a Las Vegas para la celebración de las Fiestas Patrias; imaginemos que cada pasajero donara un dólar a una de las prestigiadas y honorables fundaciones que llevan años trabajando a favor de nuestros jóvenes y de la comunidad. El impacto sería inconmensurable.

Destaca el trabajo incansable de Luz Marina Mosquera, presidenta de la Organización Hermandad Mexicana Transnacional (www.hermandadlasvegas.org) o de Astrid Silva, directora de Organización de Progressive Leadership Alliance of Nevada (www.planevada.org), quien ha sido oradora junto con el presidente Barack Obama en diferentes foros de Acción Diferida, sólo por destacar algunas.

Donativos que irían directo a organizaciones y que han demostrado cumplir cabalmente la ley. Cada dólar sin intermediarios, cada dólar a un fondo de becas que haga posible la educación y los sueños de miles de jóvenes como Pedro y que a su vez fortalecen la tarea de maestros ejemplares como Carlos, cuya vocación día con día transforma vidas.

Por eso, hagamos posible en esta ocasión: “que lo que pasa en Las Vegas no se quede en Las Vegas”. Y así ayudemos a muchos más.

Twitter: @JosefinaVM

También te puede interesar:
Felipe González y los estados de ánimo
​Cada quien su informe
A México le duele el cuerpo

>