Opinión

Lo que EPN
debería decir hoy

1
    

     

Enrique Peña Nieto. (ilustración)

El tercer Informe del presidente Peña se presenta en condiciones adversas, por lo que tendrá que dar anuncios de cambios de políticas públicas y respuestas a sentidos reclamos de la población.

Tres tendrían que ser los ejes del planteamiento de hoy: economía, política social y justicia. Es decir, falta de crecimiento, desigualdad, y crímenes que han lastimado sobremanera a la comunidad nacional e internacional.

En este último apartado el gobierno aún no nos dice dónde está el enemigo, y por lo tanto a los ojos de una buena parte de la sociedad el asesino es él.

Vamos por partes. En economía el presidente tiene que explicar cómo estamos parados ante la crisis global. Hay menos recursos y más necesidades. ¿Cómo va a fomentar el crecimiento en condiciones de adversidad?

Tienen que venir adecuaciones a la reforma fiscal. Hoy es impensable una reducción drástica de impuestos (esa reforma o una parecida se habría tenido que hacer forzosamente a la luz del nuevo contexto económico) porque se necesitan recursos. Lo que sí cabe es flexibilizarla y aflojar la presión sobre los que crean empleos y valor agregado.

Ojalá que el presidente explique por qué a la baja del precio del petróleo (factor externo) se suma la caída de la producción de crudo y de la reposición de reservas (problema interno). Muchos no lo entendemos.
El gobierno gasta mucho y gasta mal, por lo que se va a elaborar un Presupuesto “base cero” para corregir la situación. ¿Cuáles van a ser los nuevos criterios para la asignación del gasto?

Por lo que toca a desigualdad, el presidente tendrá que darle cuerpo al proyecto de desarrollo de las Zonas Especiales que mencionó hace algún tiempo en el contexto de la inseguridad.

Guerrero, Oaxaca, Chiapas y Michoacán, por lo menos, necesitan que se concrete un plan de industrialización que brinde alternativas de empleo y bienestar a la población de esos estados, donde es mayor el rezago respecto al resto de las entidades, especialmente las del norte.

Para que funcione un programa de zonas especiales en esos estados, debe haber un firme compromiso del Ejecutivo con el Estado de derecho. Nadie va a ir a invertir a una región donde le van a robar la mercancía, quemar los camiones y secuestrar a sus empleados.

La masacre de Iguala tendría que ocupar un lugar central en el Informe de hoy. Cómo van las investigaciones, cuál es la verdad y cómo va la aplicación de la ley.

El presidente no puede pecar de políticamente correcto y callar acerca de quiénes fueron los asesinos, por qué los mataron, y qué responsabilidad tuvieron los que mandaron a los normalistas de Ayotzinapa a la boca del lobo de Guerreros Unidos.

Para ese caso y otros que han conmovido a la opinión pública, el presidente está obligado a hablar con la verdad: el enemigo es el narco y autoridades políticas coludidas con redes criminales.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
Comienza guerra política, y el ganador será…
La prioridad no es la sucesión
Los cambios: Una evaluación