Opinión

Lo que dijo el fundador del PAN

1
 

 

PAN. (Cuartoscuro)

Entre los años 2000 y 2012 el país tuvo dos presidentes surgidos de Acción Nacional. En el 2000 terminó el largo periodo de setenta años, que correspondió a una primera etapa, de la hegemonía priista, reanudada a partir de 2013. Ambas etapas han tenido como principal característica el ejercicio autocrático del poder y la simulación de prácticas democráticas. Aparte de otras, por supuesto. Destacadamente la corrupción y la impunidad, como elementos fundamentales del sistema.

Pues bien, debe reconocerse que no pocos mexicanos quedaron inconformes con los resultados de los gobiernos panistas. Es claro que algunos lo expresan con toda sinceridad y buena fe. Es su opinión en conciencia y como tal ha de ser reconocida y respetarse. Pero también es evidente que muchos lo dicen con intencionada carga política, a sabiendas, por ejemplo, de que el desempeño de los ejecutivos panistas resultó muy superior al desempeño –digamos promedio- del priismo.

Por otro lado, no está fuera de la verdad considerar que una alta proporción de los inconformes con la gestión de los presidentes panistas obedece a que en general las expectativas –sin duda muy explicables- que generó la alternancia del año 2000, fueron exageradamente altas. Y a que tampoco, quienes así piensan, toman en cuenta el bloqueo sistemático del priismo, que no supo ni quiso ser oposición leal, a los gobiernos de Fox y Calderón.

Sin embargo, el peor problema que ahora se advierte está en las filas mismas del panismo. Desde hace años, es necesario reconocerlo, no se advierte en sus filas el celo y la mística de lucha, generosa y desinteresada, que fue la característica más relevante de las primeras cinco, seis décadas de su historia. Ahora parece claro que tal motivación y actitud cambió ya, o en el mejor de los casos ha venido cambiando de manera acelerada en los últimos años.

Por lo anterior resulta muy pertinente traer a cuento un par de pasajes, dos enormes perlas, que encontré de una relectura a fragmentos que hace años subrayé de los tomos de las Memorias del PAN. Están en el volumen IV, elaborado por Gustavo Vicencio Acevedo. Recogen partes fundamentales de sendos discursos pronunciados en 1953 y 1954 por Manuel Gómez Morín, sin duda el mexicano mayor del siglo XX, fundador de Acción Nacional.

El primer pasaje corresponde al discurso que Gómez Morin pronunció a mediados de diciembre de 1953 en la cena de navidad del comité regional del PAN en el DF. Dice la nota que fue con la asistencia de más de mil quinientos comensales, en el club Hispano Mexicano. En tal ocasión el creador del Banco de México y autor de la legislación más importante en materia fiscal, monetaria y crediticia del México moderno expresó:

“Nuestro ideal no es llegar a ocupar puestos de elección en México; eso no nos interesa como meta final de Acción Nacional; si así fuera ninguno de nosotros estaría en Acción Nacional. El PAN se hizo para algo más trascendente, más elevado, para salvar a todo un pueblo de la ignominia, para dar a todo un pueblo la salvación nacional. Contra todos los obstáculos no hay más que volver los ojos a los principios siempre válidos de Acción Nacional” (pág. 128).

Casi un año después, el 12 de septiembre de 1954, en el acto conmemorativo del decimoquinto aniversario de la fundación del PAN, también organizado por el comité capitalino, Gómez Morín dijo en su mensaje:

“Que siga esta tarea…que no nos importe hoy o mañana tener un diputado más en la Cámara o tener un presidente de la República que sea miembro de nuestro partido; lo que nos importa es el pueblo. La salvación de México no está en la Cámara de Diputados ni en el presidente de la República. La salvación de México está en los mexicanos, está en el pueblo” (pág. 157)

No se hacen necesarios, huelgan los comentarios. Lo que se requiere es la reflexión de ambos pasajes. En especial de los panistas y de los que se dicen panistas.

También te puede interesar

La discusión sobre “los cruces”

Sobre la autobiografía de Castañeda

Sobre dos pasajes de “amarres perros”