Opinión

Lo eligió su 'dedito'

1
   

    

ME. Arranca AMLO su campaña del 2018.

Andrés Manuel López Obrador anunció ayer en el Consejo Nacional de Morena que será candidato presidencial por ese partido, sin preguntarle a nadie si está de acuerdo o no. Lo dice él, y a quien no le guste que se vaya.

En Morena, como en cualquier partido político, seguramente hay otras personas que aspiran a la candidatura presidencial, pero en ese partido la democracia no existe porque es de mando unipersonal.
Se trata de un alarde de culto a la personalidad que López Obrador ni siquiera se haya tomado la molestia de cubrir las formas y decir que, si la mayoría del partido está de acuerdo, él quisiera ser el candidato presidencial.

No le interesa. Da por sentado que en su partido nadie tiene derecho a hacerle sombra ni a competir con él bajo las reglas de la democracia.
Ya lo hemos dicho en reiteradas ocasiones, para disgusto de sus incondicionales: López Obrador no es un demócrata.

“La tercera es la vencida”, dijo, y anunció que sería el candidato. Así, sin asamblea, votación, consulta, competencia ni debates.

Más vale que tomemos en serio esas señales de lo que es López Obrador, porque efectivamente la tercera puede ser la vencida.
Basta ver las bajas cifras de crecimiento económico, el aumento de la pobreza, de la inseguridad y otros males para darnos cuenta que se está pavimentando el camino para la llegada de un Mesías autoritario.

Así pasó en Venezuela, con el triste desenlace que todos estamos viendo. Inflación del 100 por ciento, la más alta criminalidad en el planeta, corrupción peor que en cualquier país de América, y una sociedad dividida, al borde del enfrentamiento civil.

López Obrador confía en la desmemoria de la población y exacerba el enojo para allanar su llegada a Palacio Nacional.

Cuando él gobernó el Distrito Federal, puso a esta ciudad como la número uno en violencia, en delincuencia, en corrupción, y tenía el desempleo más elevado del país, lo cual jalaba el índice nacional de cesantía.

Las cifras las iré recordando en otras columnas, pero su desastre en el gobierno capitalino se potenció por su talante antidemocrático.

Cuando fue la primera y multitudinaria marcha en contra de la inseguridad, ni siquiera invitó a dialogar a los convocantes, sino que dijo que eran pirrurris movidos por una mano negra.

Ése es López Obrador. El mismo que ahora dice a los consejeros nacionales de Morena que él va a ser el candidato presidencial. Y ni quien se atreva a llevarle la contraria.

El culto a la personalidad que le rodea y en la que se siente en su elemento, más su naturaleza antidemocrática, de ganar las elecciones presidenciales nos llevarían a perder libertades que serían suplantadas por su autoritarismo.

Veamos lo que pasó en Venezuela. Hasta el día de hoy no se pueden quitar de encima la pesadilla chavista que encarcela al alcalde de Caracas y al líder opositor Leopoldo López, porque el gobernante cree que le quieren dar golpe de Estado.

Así han gobernado personajes terroríficos de la historia, como Mao Tse Tung en China, Stalin en la Unión Soviética o Leónidas Trujillo en Dominicana.

La autoasignación de la candidatura presidencial de Morena por parte de AMLO no es una gracejada de nuestra picaresca política, sino el aviso de que ahí viene un dictador.

También te puede interesar:
Chavismo contra el INE
La propaganda del lopezobradorismo 
El ángel de Aguirre (y el 'fuego amigo')