Opinión

Lo dicho... está listo

  
1
  

  

Luis David Adame

Luis David Adame es hoy, flamante matador de toros. Recibió la alternativa el pasado domingo en el coliseo romano de Nimes, Francia; su padrino, ni más ni menos que Alejandro Talavante, artista inconmensurable; como testigo, el madrileño Alberto López Simón, líder del escalafón español. Se lidió una corrida de Núñez del Cuvillo, ganadería de máximo prestigio en España
.
Hace unas semanas en esta misma columna expuse mis argumentos para confirmar que Luis David, con 18 años de edad, estaba ya preparado tanto psicológica como taurinamente hablando para convertirse en doctor en tauromaquia. Dentro del marco esplendoroso de esa plaza, con buen ambiente en los tendidos, transcurrió el festejo. Como obedece la tradición, fue Luis David quien lidió el primer toro, con el cual estuvo solvente, muy enterado y extremadamente valiente, luciendo su firmeza en la colocación, dejando la muleta en la cara para someter al toro, que embestía con violencia, que fue sucumbiendo a la suavidad del trato y terminó por embestir con cierta calidad, echando mano del fondo de bravura de esta buena casa ganadera. Estoconazo y el corte de una oreja para dar vuelta triunfal en el ovalado ruedo galo.

Cuatro toros se lidiaron antes de que Luis David tuviera otro animal en turno. En esos cuatro pasajes vivimos lo que es la competencia de la élite taurina mundial. Alejandro Talavante estuvo enorme, creativo, inteligente, valiente e inspirado; apretó el acelerador a fondo, como para darle una bienvenida simbólica al novel matador de toros. López Simón estuvo también a la altura de la competencia y del rango de líder del escalafón.

Salió el sexto toro, Talavante tenía ya asegurada su salida a hombros. Luis David estuvo muy, pero muy bien con el sexto, un animal muy serio que no dio tregua y tuvo muchas dificultades en su comportamiento para ser lidiado con lucimiento; ante la falta de calidad del toro, Adame echó mano de su valor y determinación para convertirse en figura del toreo, se jugó la vida sin cortapisas, fue volteado por el toro de manera dramática, recibiendo tremenda plaza en el suelo, y se levantó enrabietado, sin verse la ropa para culminar su quite; ahí toda la plaza se rindió ante el torero. Otra oreja al sexto y la triunfal salida en hombros de su hermano, Joselito, en la tarde más importante de su carrera hasta ese momento. A partir de hoy comienza otra etapa, la de sostenerse al más alto nivel dentro de la élite mundial, en cada plaza y con cada toro hay que estar en plan grande, dispuesto a todo y con la capacidad de emocionar a los tendidos por la vía del arte y del valor.

Tenemos ya un nuevo matador, este invierno se fogueará en América, toreará bastante, incluso compitiendo ya con su hermano, quien desde ayer lo ve como contrincante directo; lazos y cariño familiar aparte. Luis David se suma a una lista histórica de grandes toreros hoy en activo: El Payo, Saldívar, Macías, Barba, Garibay, Sánchez, Aguilar, Calita, Rivera, Silveti y muchos otros jóvenes y veteranos que hoy como nunca permiten una extensa oferta para el público, combinados con los extranjeros, consolidados, y arrolladoras novedades como Andrés Roca Rey, la sensación peruana. La fiesta está viva, sin duda, pese a los ataques cada vez más constantes, pero cada vez más infundados de verdad y calidad moral a los que la fiesta es sometida.

Antes de escribir estas líneas, tuve la oportunidad de participar en un foro promovido por la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales, encabezada por el diputado Arturo Álvarez Angli, al cual agradezco escuchar los argumentos del sector taurino de este país en favor de la defensa de la fiesta de los toros. El evento se dio dentro del marco de respeto y apertura por parte de los taurinos, todo lo contrario de parte de los “activistas” (como se autonombran), quienes siguen utilizando mentiras mil veces repetidas para decirlas como verdades, sólo les cuento un par de ellas:
a pregunta directa al panel, una activista nos cuestionó si no sentimos compasión por los toreros heridos o muertos, mencionando a Víctor Barrio; con esa calidad moral se atreven a debatir, cuando tras la muerte de Víctor las redes sociales se inundaron de “activistas” burlándose de la viuda y del dolor humano...

La mejor fue ésta: nos preguntaron si estamos conscientes de que la ganadería de toros bravos es la principal causa de la devastación natural en el mundo... ¿Qué contestas? Con el máximo respeto posible ante esa agresión a la inteligencia, lo que pedimos es que nuestros diputados sean coherentes, investiguen, se informen y defiendan el derecho de los mexicanos a seguir disfrutando de la tauromaquia.

Twitter: @rafaelcue

También te puede interesar:
206 años de libertad
La luz al final del túnel
Alternativa de oro