Opinión

Lo demás

1
    

      

¿A cuánto asciende el gasto de campañas de los 9 estados?

En las últimas colaboraciones revisamos en qué gasta el gobierno y cuánto. Además, realizamos algunas comparaciones internacionales para tener idea de si estamos gastando poco o mucho. Según lo que veíamos, en todos los casos gastamos poco, tal vez salvo en educación. Recapitulando, en seguridad gastamos 1.3 por ciento del PIB, y lo deseable sería llegar a 4.0 por ciento (lo vimos el jueves 17). En salud, gastamos 3.2 por ciento del PIB, y deberíamos acercarnos a 6.0 por ciento (lunes 21). En pensiones gastamos mal, pero no podemos resolverlo, y el gasto es de 3.0 por ciento en 2015, y sube un cuarto de punto por año, aunque después crecerá más (martes 22). En educación, veíamos ayer, andamos en 6.7 por ciento del PIB, y más que subirle, habría que mejorar los sistemas. Si además quiere usted que gastemos un poco más, no le veo problema, si encontramos de dónde sacar.

Además de estas actividades, que creo que no podemos cancelar, el gobierno tiene dos grandes empresas, Pemex y CFE, que tienen un costo anual de 5.0 puntos del PIB. Sus ingresos son un poco mayores que eso, pero no tanto, y considerando el costo laboral que tienen, deberíamos haberlas cerrado hace años. Pero ya no discuto eso. Digamos que salen tablas.

Finalmente, tenemos tres actividades que cuestan un punto del PIB cada una: desarrollo social (Sedesol, Sagarpa, etcétera), economía (incluyendo Comunicaciones y Transportes y similares), y gobierno (Presidencia, Gobernación, Relaciones, Hacienda, etcétera). Todos los organismos autónomos, menos el Poder Judicial, que incluí en el tema de seguridad, nos cuestan 0.3 por ciento del PIB. Ahí están todos los senadores y diputados -con sus séquitos-, el Inegi, la CNDH, el INAI, etcétera.

Note usted que si dejamos todo esto sin mover, y sólo elevamos el gasto como lo hemos planteado, deberíamos pasar de 21 a 32 por ciento del PIB de gasto de gobierno. Eso nos colocaría entre los que menos gastan en la OCDE, pero ya a un nivel comparable, y no como estamos hoy. Pero claro, eso significaría que la sociedad tendría que trasladar 10 puntos del PIB al gobierno que hoy no está trasladando. Los resultados recientes indican que la mayor presión originada en la reforma fiscal ha permitido incrementar en un punto la recaudación en renta, y obtuvimos otro punto con el diferencial de precio de gasolinas (que en parte se convertirá en impuesto propiamente hablando en los próximos meses). Con esos dos puntos, ya vio usted el gran drama que se hizo.

Generalizar el IVA puede dar un punto más, y elevar la tasa podría ayudar otro poco. Pero en el fondo el problema es una evasión generalizada. No sé si hay datos más recientes, pero evadían pagar el 85 por ciento de los profesionistas independientes, y un tanto igual entre quienes rentan inmuebles.

Tampoco es fácil comparar entre países, por las diferentes formas de cobro de impuestos e incluso de estructura (central, federal, etcétera), pero podemos afirmar que estamos cerca de cinco puntos porcentuales del PIB por debajo de países latinoamericanos, y más de diez contra los avanzados. No todo es renta e IVA, porque en esos países las cuotas de seguridad social son mucho mayores que acá, y los gobiernos locales más eficientes en predial y otras contribuciones.

Distribuyendo el golpe sería más fácil, sin duda. Pero primero hay que decidir qué queremos. Si quiere usted un gobierno que garantice seguridad, salud y educación, hay que pagar el doble. Si no quiere hacerlo, entonces habrá que seguir aguantando servicios de quinta, financiando vividores en los sindicatos, y pagando derecho de piso al gobierno paralelo. Usted decida.

El autor es profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Educación
Seguridad social
Salud