Opinión

Lo del agua al…


 
Decenas de golpeadores intentaron recuperar una gasolinera propiedad del Grupo Energético del Sureste (GES), de la familia Mouriño, allá en Campeche, que se encuentra en poder de ejidatarios desde hace más de cuatro meses, tras un enfrentamiento a piedras y golpes hubo ocho heridos y 59 agresores detenidos.
 
 
Puf. Habrá que recordarle a la familia del Gran Iván que lo del agua al agua…
 
 
Mejor, imposible
 
¡Ni se imaginan a quién designó el PRI en un proceso de renovación de dirigentes hacia las elecciones de 2015!: ¡a Ulises Ruiz Ortiz, ex gober de Oaxaca!, como su nuevo delegado en Quintana Roo, aunque éste fungió ya como operador político en las elecciones locales de este año, donde ganaron los 10 municipios de la entidad.
 
Que el ex mandatario oaxaqueño fue la “mejor” opción para el estado, dijo el secretario de organización del PRI, José Encarnación Alfaro Cázares, quien señaló que tras las reformas aprobadas este año, el partido ya se prepara para ganar ampliamente la mayoría en las elecciones federales intermedias de 2015
 
Uja, por lo que se ve, además de otras carencias (falta de progenitora, por ejemplo), el invencible no tiene cantera y se agarra de cualquier clavo ardiente…
 
 
Eso hay que exaltar
 
Tras admitir que su primer año al frente del Gobierno del Distrito Federal fue duro y difícil, Miguel Ángel Mancera advirtió que no existe derecho humano que se sustente en la violencia, por lo que no se puede permitir que ésta destruya lo que hemos construido con paciencia y reflexión, en referencia a la manifestaciones en la ciudad de México.
 
Yo no vengo aquí a ver por mi futuro, yo tengo que trabajar por el futuro de ustedes, de la ciudad, de nuestros hijos, dijo el titular del Ejecutivo local en un discurso pronunciado en el Auditorio Nacional, y en el que sentenció: Yo no protesté la encomienda que se me dio por esta ciudad para administrar una imagen, la acepté para gobernar y lo voy a seguir haciendo con responsabilidad”.
 
¡Ahhhh! No hay que celebrar lo logrado, pus para eso les pagamos, sino la honestidad y corrección de los errores cometidos…
 
Bien vale
 
 
Más de 16 horas debieron esperar en el edificio del Senado para finalmente ser ratificados por el pleno de esa cámara los 18 embajadores y cónsules, que, en algunos casos, habían sido nombrados desde agosto por el presidente Enrique Peña Nieto. Aunque en la agenda de la primera sesión la mesa directiva había incluido su ratificación, se pospuso hasta la sesión vespertina, después de la discusión de la reforma política, que llevó varias horas.
 
Ohh bueno, pero una embajada bien vale una misa, ¿o nooooo?…
 
Lo que no se pide
 
En el despacho presidencial de Palacio Nacional, Enrique Peña Nieto y Alberto Patishtán se conocieron y hablaron durante casi una hora.
 
 
El 31 de octubre, el mandatario firmó el acta de indulto del profesor tzotzil, quien pasó 13 años encarcelado.
 
Al salir del despacho, Patishtán dijo haber expuesto al titular del Ejecutivo su reconocimiento por haber valorado las cosas, y que si bien esto desde un principio debió ocurrir, “mi reconocimiento –reiteró– a las autoridades y al señor presidente, que por fin sí lo hizo.
 
 
Alberto Patishtán pidió a Quique Peña Nieto revisar los procesos judiciales de muchos prisioneros sometidos a condiciones similares a las vividas por él.
 
No maestro, eso no se pide, ¡se le exige! a quien corresponda…
 
¡Que quede claro!
 
Los panistas han dejado claro que no avalarán el dictamen de la reforma energética si no se establece en la Carta Magna un régimen de concesiones que dé certeza jurídica a las empresas nacionales y extranjeras que invertirán en la exploración y explotación de petróleo.
 
Durante una reunión a puerta cerrada, los senadores de AN acordaron no utilizar la palabra concesión, dadas las críticas que ha suscitado en el sentido de que están cediendo soberanía, para sustituirla por el término licencias acotadas, el cual implica también contratos que dan al inversionista la propiedad del hidrocarburo.
 
¡Ora! Como quien dice, ¡es un pan duro de roer!, ¿será?