Opinión

Lo de Comex pinta
para largo


___A ver, dibújate un mundito… ¡ándale, así! Ahora, como que le chorreas pintura desde arriba y todo el mundo queda cubierto. ¡Híjole, qué bien te quedó!

¿Habrá sido así como crearon el logo de Sherwin Williams? Ante la conciencia ecológica actual, la imagen parece un desatino. Una broma de mal gusto embarrar el planeta con pintura ¡roja! la Tierra, en calidad de pambazo tóxico.

Veamos el lado positivo: ese dibujo no será tan común en México como pretendieron los dueños de la compañía encabezada por Christopher Connor. Ya sabe usted que hicieron el “fuchi”. La semana pasada se desistieron de comprar la fabricante de pinturas mexicana Comex.

A Marcos Achar ni le toque el tema. Él y los otros accionistas de Comex ya se imaginaban en dónde acomodar más de 2 mil 300 millones de dólares. ¿Y si forramos la casa del Firulais con la cara de Benjamín Franklin, tú? Por eso, este cuento no llega al fin.

La Sherwin Williams dijo que echará pleito. ¿Qué es eso de que los mexicanos dijeron que no le echaron ganas al trato cuando las autoridades detuvieron la transacción?

¿Se acuerda? Entre las últimas faenas de la desaparecida CFC, presidida por el valiente Eduardo Pérez Motta, estuvo el freno de julio de 2013 a la compra de Comex por parte de Sherwin Williams.

La autoridad pidió entre otras cosas, que si querían comprar, vendieran primero las tienditas de Comex y prestaran por un tiempo la marca al comprador. Al parecer, eso fue lo que no quisieron en la Sherwin y por eso tropezó la transacción que iba a darle la mayoría del negocio de pinturas en este país que sufre en cada Mundial.

Por eso el martes, una vez notificados de que en definitiva no les comprarían el negocio, los del equipo de Achar se quejaron con su contraparte. Le reclamaron que no se había esforzado en llevar a cabo la transacción, quizá vendiendo las tienditas… como esa que está en la esquina de la casa de usted.

En respuesta, el jueves, como para curarse en salud, los estadounidenses pidieron a la Suprema Corte de Nueva York que diga que ellos sí pusieron empeño y usaron toda su voluntad en formalizar la compra.

Algo raro: parece que la Sherwin ya hasta daba por hecho la transacción.

¿Ejemplo? En su reporte al cuarto trimestre del 2013, incluyeron los 102.2 millones de dólares de ingresos provenientes de “su filial” mexicana, mismos que ahora tendrán que borrar.

¿Quiere detalles? Pregunte a Jeffrey J. Zekauskas, de JP Morgan. Está en Manhattan. Él ya había descontado que el trato se caería y coincidentemente bajó el precio meta de Sherwin para el cierre de año. ¡Zas!

Bodas de Cristal

___¿Conoce usted la empresa Vitro? Si no fuera por ellos dos ya no la reconocería. Alejandro Sánchez Mújica como el director legal del grupo y Alonso Rivera Gaxiola, contratado específicamente para el concurso mercantil de la compañía, pelearon juntos como mosqueteros.

Su quirúrgica estrategia derivó en el éxito de la reestructura financiera de la empresa de los Sada y pudo ser en buena medida razón del reciente cambio la Ley de Concursos Mercantiles. De ese nivel fue su trabajo.

Bueno, pues Sánchez Mújica dejó Vitro y se unió con Rivera Gaxiola. Se asociaron y formaron el bufet de corto nombre: Rivera Gaxiola, Carrasco y Barrera y Sánchez Mújica. Anótelos en su celular… si cabe.

1
TEMA: Discordancias al sur

Calles de Buenos Aires

Clarovideo (Archivo)

Un volante recibido en calles de Buenos Aires. Allá, Slim enfrenta cuestionamientos laborales.