Opinión

Llegó la hora


1


Toros

El próximo domingo 25 de octubre dará comienzo una Temporada Grande más en la Plaza México. El cartel es excelente con El Zotoluco, José Mari Manzanares y Joselito Adame ante tres toros de Xajay y tres de Julián Hamdan. No es cualquier temporada, ésta es una de mayor importancia por todo lo que está en juego y donde el aficionado toma un papel trascendente para defender la fiesta de los toros.

Se cumplen 70 años de inaugurada la Plaza México el próximo 5 de febrero. Taurinamente la historia se ha escrito con letras de oro por toreros y ganaderos que han triunfado durante tantas temporadas. En su ruedo de 43 metros de diámetro hemos vivido faenas de locura, terribles cornadas, grandes triunfos y dramáticos fracasos. El papel social e incluso político que ha tenido la fiesta en esta capital es incuestionable. La Plaza México forma parte de los íconos de nuestra ciudad. Es la más grande del mundo en cuanto a capacidad.

La verdadera trascendencia de esta temporada no estriba en los triunfos que se puedan dar en el ruedo (que espero sean muchos y todas las tardes, ya que se ha presentado un elenco de toreros y ganaderías que no tiene ninguna plaza en el mundo), sino en que vienen las máximas figuras del toreo mundial, los consagrados, las novedades y los mexicanos que se han ganado año tras año un lugar dentro de nuestra tauromaquia.

Mi opinión es que hay toreros que veremos de más, y algunos que no están programados y que cuentan con gran potencial, de hecho ya han actuado de manera sólida y torera en La México, por mencionar alguno me viene a la mente El Calita, que de novillero actuó en Las Ventas de Madrid dejando grato sabor; cortó una oreja también como novillero en Sevilla y es de los jóvenes mexicanos llamados a figurar en el mundo del toro, como lo demostró en la tarde de su alternativa en esta misma plaza hace seis años. El medio taurino tiene muchos recovecos, es complicado, muchas veces inexplicable para la lógica de negocios. La vanidad por momentos rebasa la justicia. Es incomprensible que el rejoneador mexicano de mejor nivel hoy en día no esté programado. Emiliano Gamero cortó un rabo en la Feria de Aguascalientes, no ha parado de triunfar y no fue programado. Estos dos puntos son los únicos granitos en el arroz que le encuentro a esta temporada.

Volviendo a la trascendencia de esta campaña, el aficionado jugará de forma puntual el papel más importante, deberá exigir con conocimiento y respeto que la plaza mantenga su categoría en la presentación de los encierros y el otorgamiento de premios. No deberá ser una temporada triunfalista, debe ser una temporada seria, madura y de grandes entradas. Este último aspecto es el centro del meollo.

Es responsabilidad y deber como aficionado este otoño e invierno defender la fiesta asistiendo a la plaza de toros. No se debe tomar la asistencia como apoyo a la empresa. Muchos se han alejado de los tendidos por culpa de la empresa, aunque esta temporada es inobjetable el trabajo de cara al aficionado. Colmar los tendidos como apoyo a la fiesta, a su esencia, historia y, lo más importante, su futuro, es nuestro deber.

Hagámonos responsables por lo que nos apasiona, hagamos labor llevando a los no aficionados y niños a la plaza para que descubran esta cultura y la vivan de primera mano, documentémonos con argumentos sólidos e inteligentes para defender la tauromaquia de los ataques cobardes y políticos de la que está siendo víctima. Con la plaza llena mostraremos que somos una gran minoría, que pesamos y estamos dispuestos a hacer valer nuestros derechos como grupo de ciudadanos respetuosos, importantes y de gran valor para nuestro México.

Siéntete orgulloso de ser aficionado a los toros, de respetar a tu país al vivir sus tradiciones y defenderlas. Llenemos la plaza y disfrutemos lo que promete ser una de las más grandes temporadas en la Plaza México.

Twitter: @rafaelcue

También te puede interesar:
¡Atrévete!
Las Ventas, catedral del toreo
Fabián Barba, la vocación del toreo