Opinión

Línea 12: tomadura de pelo, y de dinero

Con más perversidad que habilidad, en la Asamblea del DF se le quiere endosar a Joel Ortega, director del Sistema de Transporte Colectivo Metro, haber recibido “de conformidad” una Línea deficiente, cuando la recepción estuvo a cargo de los directivos de Proyecto Metro Distrito Federal (PMDF).

Y lo que entregaron las compañías constructoras, fue una chapuza indigna de la ingeniería mexicana.

Dice una de las actas de reportes entregada a la Contraloría del Gobierno del DF:

-El alumbrado de emergencia en las estaciones, interestaciones, subestaciones y talleres está inoperante, ya que al cortar la energía eléctrica se apaga todo el alumbrado.

-Se están desprendiendo las charolas que alojan el cableado en la interestación Tlaltenco-Tláhuac o en la zona Talleres, sin que se atiendan por el Consorcio (Ica-Alstom-Carso). Asimismo se debe corregir la degradación de la soportería y charola para cables.

-Los planos entregados por PMDF “como construido” (as-built) de las especialidades Telecomunicaciones, Mando Centralizado, Señalización, Pilotaje Automático, así como instalaciones hidráulicas, ventilación mayor y menor, no coinciden con lo instalado.

-Es necesario corregir la soportería y tapas de polímero instaladas en las trincheras para cables de media tensión (23 KV) y sustituir las tapas de concreto por tapas de polímero, ya que las primeras se caen al paso del personal, poniendo en riesgo su integridad.

-Está pendiente la instalación del sistema de monitoreo remoto para los siguientes sistemas: protección contra incendio, hidráulico y aire acondicionado.

-En las casas de máquinas de Parque de los Venados, Mexicaltzingo, Taller Tláhuac y en el Puesto de Control de Línea falta la instalación de la válvula solenoide de retorno para arranque automático semanal; los equipos de bombero no cumplieron con los parámetros de presión y gasto de acuerdo a las memorias de cálculo.

-Los rociadores no son los adecuados en los tramos de Tláhuac a Zapotitlán y de Lomas de la Estrella a Mixoac, mientas que las mangueras no cumplen con los parámetros de presión especificados.

-No se ha agregado la totalidad de la información técnica del sistema contra incendios.

-No se ha concluido la instalación del sistema de protección contra incendio en los Talleres Tláhuac y en la cola de Mixcoac, así como tampoco se ha concluido la instalación, programación y puesta en operación de los sistemas de detección de humo y temperatura en las estaciones, edificios y Subestaciones de Rectificación.

-Los equipos de ventilación menor carecen de tablero de control y su operación no es automática.

-El STC tiene registro de 4 mil 335 durmientes que el Consorcio ha sustituido de mayo de 2013 al 4 de febrero de 2014.

-Con la operación de la Línea aparecieron las placas elásticas fracturadas, hasta superar las 9 mil piezas.

-En julio de 2013 se comenzaron a apreciar desgastes excesivos en aparatos de cambio de vías, principalmente en las terminales Tláhuac y Mixcoac.

-El problema originado por la interacción entre los trenes y la vía, agravado por defectos de instalación y mantenimiento, repetidamente reportados por SCT: falta de balasto, defectos de trazo, perfil y sobreelevación en las curvas, falta de control en el par de apriete de las fijaciones de los rieles, soldaduras de riel mal acabadas, entre otras.

Podríamos llenar planas y planas con desperfectos atribuibles al Consorcio Ica-Carso-Alstom, pero nos quedamos con sólo una muestra.

Una muestra de que los capitalinos pagamos 25 mil millones de pesos por una chapuza.