Opinión

Línea 12, ¿quién miente?

Y entonces, ¿qué pasó con la Línea 12 de Metro?

¿Nadie tuvo la culpa y los que deben pagar son los contribuyentes?

Hay quienes sostienen que la salida de Joel Ortega de la dirección del Metro es inminente. El argumento que dan, sin embargo, es demasiado endeble: “Ortega actúa movido por un deseo de venganza contra Marcelo Ebrard”.

Perdón, pero lo anterior es de una enorme subjetividad. Si Ortega miente con la crisis de la Línea 12 del Metro, debe irse. Pero si dice la verdad, el que debe comparecer y rendir cuentas es Ebrard y su equipo.

Afirman algunos cercanos al jefe de gobierno que Joel Ortega provocó un pleito entre Mancera y Ebrard. Dicen que desde el inicio de su gestión tuvo malas intenciones

¿Y? ¿Qué debió hacer? ¿Callarse la boca, esperar a que hubiese un accidente mortal en el Metro, para no dañar la relación entre ambos políticos?

Hasta ahora los hechos le dan la razón a Ortega. No ha mentido. Y en política sólo cuentan los datos objetivos, los resultados, no las intenciones.

Desde antes de la inauguración de la Línea 12, entre agosto y septiembre de 2012, se detectaron en las vías “movimientos verticales atípicos”, de los que dio fe el Notario Público 64 del DF. Eso, ¿es verdad o es mentira?

Si no es verdad que las vías se encuentran dañadas, con fallas que ponen en riesgo la vida de los usuarios, entonces que se vaya Ortega. Pero que nos expliquen entonces por qué cerraron 11 de las 20 estaciones de Línea 12.

Los trenes que se adquirieron a la española CAF no son compatibles con las vías de la Línea 12. Si lo anterior no es cierto, que despidan a Joel Ortega. Nada más que nos digan cuál es el motivo por el cual ya no funciona esa línea.

A las constructoras se les encargó fabricar infraestructura para determinado tipo de vagones y ruedas, pero el gobierno del DF alquiló en 20 mil millones de pesos otra clase de trenes a  la empresa CAF, incompatibles con las vías encargadas al consorcio ICA, Carso y Alstom.

Si lo anterior es falso, ¿cuál es el problema entonces? ¿ Por qué las estaciones están cerradas?

Dice el consorcio que no se le permitió entrar a las instalaciones de la Línea 12 para verificar el estado de la obra, y Joel Ortega presentó copia de 2 mil 340 autorizaciones otorgadas de enero a marzo de 2014 con ese fin. ¿Quién miente?

La verdad en el caso de Línea 12 no pasa por las filias y fobias, que siempre existen en política, sino por el profesionalismo de los servidores públicos. Las razones que dio Joel Ortega para sugerir el cierre del Metro en esa línea parecen bien fundamentadas. ¿Por eso se tiene que ir? Si está mintiendo, sí. Pero que lo demuestren.

Estelas

Por lo visto, los anarquistas que se cubren el rostro y atacan policías, tienen dueño. La mano que mece la cuna, con dinero, es la diputada del PRD Aleida Alavez, quien financia sus bombas y paga sus honorarios. Así lo consigna una investigación de las áreas de inteligencia del gobierno del DF, detallada ayer por el periodista Carlos Loret de Mola. ¿No que no?