Opinión

Línea 12: parches peligrosos

La Asamblea Legislativa, para ocultar la evidente negligencia de la pasada administración capitalina en la construcción de la Línea 12 del Metro, podría estar impulsando una trampa mortal para miles de capitalinos.

Es que el problema fundamental no se va a resolver con algunas reparaciones, como se pretende. Y el problema central es que esos trenes no son para esas vías. Punto.

Le pondrán parches para salvar la crítica a las anteriores autoridades capitalinas, pero van a poner en riesgo la vida de 435 mil usuarios de esa Línea.

Van a reparar algunos tramos inservibles. Lo hará Alstom, del consorcio a cargo de la obra de la Línea 12, y la empresa contratada para verificar y cuantificar el grado de afectación de los rieles es la francesa Tricaud Societé Organisé (TSO), socia de Alstom en Europa, como lo informó en estas páginas mi compañero Carlos Mota.

A algo que se hizo mal, le van a poner una solución peor. La presión para esconder la basura debajo de la alfombra viene de la fracción parlamentaria del PRD en la Asamblea Legislativa, afín al ex Jefe de Gobierno Marcelo Ebrard.

La Línea 12 arrancó mal. Se puso en funcionamiento a pesar de las averías que ya estaban reportadas. Todo para que Ebrard apareciera en la foto inaugural y se llevara los aplausos.

Es posible que el entonces Jefe de Gobierno no supiera que esa Línea que inauguraba estaba mal, pero los directivos del Proyecto Metro, dependiente de Ebrard, sí lo sabían.

Tengo a la mano los reportes que Hiram Almeida Estrada, Contralor del GDF, recibió del Director General del Sistema de Transporte Colectivo, Joel Ortega, que prueban el conocimiento que tuvieron las autoridades capitalinas del daño en la Línea 12, antes de su inauguración.

Dice el reporte: “En septiembre de 2012 se detectaron fuertes desgastes ondulatorios en las curvas 11, 12, 15, 16, 17, 22, 27 y 28 del tramo elevado, que inclusive motivaron la sustitución de rieles de las curvas 11 y 12 poco antes de la inauguración de la Línea.
Posteriormente este fenómeno se incrementó y se presenta en las 38 curvas con radio menor a 300 metros”.

En un escrito posterior, fechado el 1 de abril de este año, Joel Ortega le escribe al contralor Hiram Almeida: “De las pruebas del primer tren del 24 de junio al 2 de noviembre de 2012 (inauguración), circularon por la vía un total de 20 trenes entre prueba en dinámica y marcha en vacío dentro de los términos contractuales, que sumados a los viajes de familiarización acumularon una distancia recorrida de 189,868 kilómetros, lo que es de resaltar que sin la carga total de unidades en circulación y a una velocidad controlada de 35 kilómetros por hora, las vías ya presentaban desgaste ondulatorio acelerado de manera anormal. Lo anterior se constata en la fe de hechos ante notario público de los meses de julio y agosto de 2012”.

Más turbio, ni el Canal de la Compañía.

A vías que no soportan ese tipo de trenes, las empresas que las construyeron le van a poner parches para que unos cuantos salven su pellejo político, y ahí arriesguen su vida miles de mexicanos que no tienen otro medio de transporte.

Estelas

Merecido reconocimiento al ilustre veracruzano Ignacio Morales Lechuga de parte de la República Francesa, que lo condecoró por sus méritos a la amistad México-Francia.