Opinión

Limpia al sol azteca

Al PRD le hace falta una limpia. Y vaya que le urge.

Pero usted coincidirá en que los dirigentes y tribus del sol azteca requieren de algo mucho más que acudir al Zócalo para ponerse en manos del chamán que sólo podría curarles el mal de ojo o blindarlos del efecto chamoy –por lo salado–, entre yerbas y humo de copal.

Lo que se espera es que Carlos Navarrete, escoba en mano, anuncie una serie de medidas internas que les ayude a limpiar la desordenada casa.

Se trata de estrictas medidas, dicen, orientadas a que los dirigentes del sol azteca recuperen la credibilidad perdida.

Y conste que la promesa es que las nuevas reglas se aplicarán a dirigentes de todos los niveles, legisladores federales y estatales, así como a gobernadores.

El político guanajuatense ofreció que después del puente del Buen Fin, daría a conocer cinco pautas que contribuirán a transparentar la forma de vida de los dirigentes perredistas, lo que ayudaría a acabar con las suspicacias.

El primer punto es que la declaración patrimonial corresponda con sus ingresos formales. ¡Uy!. Y ante denuncias específicas, deberán presentarse ante las autoridades.

Suena bien, sólo habrá que esperar que no se escondan algunos entre la nube de polvo de la escoba de Navarrete.

Y hay que ver qué es lo que dice el Consejo de la demanda de Cuauhtémoc Cárdenas, pues vaya sacudida que dio el fundador de este partido, al pedirle a Navarrete que mejor se vaya.

Moronas de PAN

En Michoacán el PAN podría hacerse moronas. Alfonso Martínez Alcázar, presidente del Congreso en Michoacán renunció a la militancia panista.

Se trata de un panista de abolengo que hace unas semanas se inconformó porque la dirigencia impidió la afiliación al PAN de cuatro mil ciudadanos en 25 municipios.

Dicen que en un descuido Martínez Alcázar se convierte en candidato del PVEM a la alcaldía de Morelia. Y gana.