Opinión

Liderazgo para la educación incluyente

 
1
 

 

Escuela. (YouTube)


Por Fernando Cruz Evangelista.

La semana pasada abordamos la importancia de la formación inicial y continua para profesores frente a grupo en temas de inclusión escolar. Por ello, en la consolidación de este enfoque de educación incluyente, al buscar eliminar todo indicio de exclusión, resulta clave el liderazgo que puede ejercer el director escolar para motivar, desarrollar y sostener una cultura de inclusión desde la escuela.

La visión del director respecto a la garantía del derecho a aprender de todos es esencial para el apoyo del trayecto educativo de niñas, niños y jóvenes. El primer contacto que tienen las familias y sus hijos con la escuela es con quien la dirige, e instrumentos como la Encuesta Internacional sobre la Enseñanza y el Aprendizaje (TALIS), han visibilizado la importancia del liderazgo escolar como un eje fundamental en el logro del aprendizaje integral (OCDE, 2014).

El enfoque de inclusión debe considerarse desde la planificación de un proyecto escolar a mediano y largo plazo e involucrar a toda la comunidad escolar. Esto implica, entre otras cosas, la comunicación y acompañamiento del equipo de trabajo, la planeación de una atención integral para los estudiantes y la gestión de recursos financieros y materiales como una responsabilidad inherente para el director escolar.

En nuestro estudio Tod@s (descargable desde mexicanosprimero.org), documentamos algunos obstáculos que limitan el grado en que los directores escolares pueden desempeñar un papel trascendental para fomentar la inclusión. Están relacionados principalmente con la normatividad de las funciones del director escolar, su formación (o ausencia de la misma) como líder educativo y la práctica de liderazgo en la escuela.

Reducir las funciones de un director escolar a resolver cuestiones administrativas limita, de un lado, involucrar a las familias para la toma de decisiones o en el desarrollo de sus hijos, y del otro, acompañar a los docentes en sus procesos pedagógicos y generar espacios para la reflexión de las práctica docente.

Muchas de las transformaciones necesarias para que el sistema educativo se mueva hacia la triple inclusión – estar, aprender y participar en la escula –dependen de la formación y disposición del director escolar. Sin embargo, no todo es responsabilidad de quien lidera la escuela. Desde el sistema, no se explicitan los recursos, ni los medios y/o los apoyos a los que puede tener acceso el director escolar para enfrentar distintos problemas que aquejan a la comunidad escolar.

Al observar la importancia del liderazgo que permita establecer la base para una educación con un enfoque incluyente proponemos lo siguiente:

Formación en liderazgo escolar para la inclusión. Involucrar a todos los directores escolares en oportunidades de formación para el liderazgo incluyente. Estos procesos deben ser continuos, a lo largo de la trayectoria profesional y estar centrados en potenciar actitudes y habilidades necesarias para la inclusión.

Alinear las expectativas y apoyos de los directores con una visión incluyente. Redefinir las expectativas que se tiene de los líderes escolares para fomentar el desarrollo de una función centrada en la construcción de ambientes y aprendizajes incluyentes; establecer relaciones más horizontales entre supervisores y directores, para que el apoyo que recibe el director sea más responsivo a proyectos educativos que se diseñen e implementen en cada núcleo escolar.

Fortalecer un modelo de autonomía para la comunidad escolar. Permitir, desde las voces del director escolar y su comunidad, establecer tiempos flexibles para la consolidación de proyectos escolares con objetivos a mediano y largo plazo.

Los directores deben contar con el apoyo de la comunidad escolar en el proceso de construcción de una escuela con enfoque incluyente. Este proyecto educativo involucra a maestr@s, estudiantes, familias y autoridades. Tenemos que estar dispuestos a asumir riesgos, a confiar en la visión de un proyecto a largo plazo donde tod@s tengan voz y voto, con la visión y coordinación de un liderazgo transformacional para promover el derecho a aprender de tod@s l@s niñas, niños y jóvenes.

El autor es Coordinador de Líderes Educativos en Mexicanos Primero.

Twitter:@FhernandOziel

www.mexicanosprimero.org

También te puede interesar:

Maestr@s incluid@s e incluyentes

¿“Nuevo” Modelo Educativo?

Los guetos educativos