Opinión

Libertad y respeto


1


Toros

La Corrida de la Insurgencia es un grito de libertad, así como lo fue hace más de 200 años cuando hispanos y mestizos se levantaron en armas para defender y asentar los derechos esenciales de los hombres y mujeres que en aquellos tiempos formaban lo que hoy conocemos como México. Ese mismo grito abrazamos los hombres y mujeres que vivimos la pasión de la fiesta de los toros, cuando en pleno siglo XXI la intolerancia coarta nuestra libertad.

San Miguel de Allende
será cuna inmejorable de este festejo taurino a la usanza del General Ignacio Allende. El viernes 29 de enero a las 20:00 horas, dentro del marco de la asamblea anual de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia, se llevará a cabo este festejo, donde todos los detalles se han cuidado al máximo: vestuario, ambientación y musicalización, ésta a cargo de la Orquesta Sinfónica de Guanajuato, que hará sentir con orgullo a cada uno de los asistentes la mexicanidad de un espectáculo hispano de origen mestizo de cimiento y mexicano por adopción y orgullo de saber que somos un pueblo con tradición y cultura, valores fundamentales para erguirnos como una nación fuerte que pelea hoy con armas distintas a la insurgencia. Hoy debemos defender a México con trabajo, con honradez y con la frente en alto por ser mexicanos. Estar en contra de nuestras tradiciones e intentar abolirlas es un claro reflejo del rechazo a ser quienes somos. Puede no ser del gusto de todos la tauromaquia, pero el respeto a la libertad de los demás tiene que ser un pilar en nuestra sociedad si queremos que México avance. Adoptar costumbres de países ajenos por demostrar modernidad y sofisticación es muestra de falta de identidad y madurez como nación.

Los políticos oportunistas y de nula capacidad de ejercer con valor y ética su profesión deben voltear a los orígenes de nuestra nación, para tomar los valores que impulsaron a los héroes que nos dieron patria a pelear por sus creencias, asumiendo quiénes somos, sin querer ser alguien más.

Una corrida de toros es un espectáculo vivo, donde todos los factores de la vida toman relevancia, donde la inteligencia vence a la fuerza bruta. La expresividad artística que emana de una corrida de toros manifiesta la capacidad del ser humano de crear elementos que alimenten el espíritu y generen otras expresiones artísticas ante el peligro y la adversidad.

Zotoluco, Joselito Adame y Diego Silveti conforman un atractivo cartel ante tres toros de Fernando de la Mora y tres toros de Marrón. La Plaza Oriente, con más de 200 años de actividad taurina en San Miguel de Allende, será el escenario, enclavado en una de las ciudades Patrimonio de la Humanidad, donde el espíritu se conecta con la mente y el corazón.

Esta corrida temática es un grito a la libertad y al respeto. No podemos vivir en un México que intenta moverse hacia adelante cuando entre nosotros la libertad es pisoteada por la falta de respeto al gusto y acceso a la cultura por quienes bajo oscuras banderas intentan prohibir; no señores, México es taurino y seguirá siendo por muchos años. Cientos de miles de mexicanos nos apasionamos con este espectáculo, vivimos bajo sus valores y uno de ellos es el respeto, primordialmente al toro bravo, al que veneramos. No pedimos que lo entiendan, exigimos que lo respeten.

Si eres aficionado, es una cita que no te debes perder, si no lo eres y nunca has ido a los toros, esta es una oportunidad extraordinaria para vivir en carne propia un espectáculo único dentro de un marco único, como es la bella San Miguel de Allende en Guanajuato. Un atractivo cartel, ante tres toros de Fernando de la Mora y tres toros de Marrón, se conjugarán en un festejo histórico en la Plaza Oriente.

Twitter: @rafaelcue

También te puede interesar:
Los Reyes llegaron ya
Las empresas emergentes
La vida y la muerte