Opinión

Libérate del cubículo

 
Envíale tu pregunta a Richard Branson
1
 

 

Libérate del cubículo.

 

Pregunta: Actualmente trabajo de tiempo completo en el sector de tecnología de la información del gobierno. Sin embargo, siempre he sentido la necesidad de hacer algo más, quizá salir de ahí e iniciar un negocio. Siempre he querido trabajar con mis manos y construir cosas. No estoy interesado en trabajar en un empleo espantoso en un cubículo el resto de mi vida. ¿Qué me aconsejaría hacer?

—Adrian Lucaci.

Como siempre digo: Al diablo, sólo hazlo

Respuesta: Puedo simpatizar con la situación que describes, Adrian. La idea de trabajar en un cubículo me aterroriza, y siempre ha sido así.

Afortunadamente era tan poco apto para el trabajo escolar que era obvio desde temprana edad que nunca sería un administrativo más. ¡No habría sido posible incluso si hubiera querido!

Demasiadas personas quedan atrapadas en empleos que no les importan o incluso que les disgustan. Eso está mal. Deberíamos sentirnos emocionados de levantarnos e ir a trabajar todos los días; deberíamos poder seguir nuestras pasiones; no creo que sea mucho pedir. En Virgin nos aseguramos de que nuestros empleados se apropien de su trabajo porque, como he señalado antes, una oficina llena de empleados motivados y felices es una oficina en la cual sucederán la disrupción, la innovación, la experimentación y el progreso.

Dicho esto, sé que hacer lo que te gusta no siempre es fácil; en ocasiones tienes que aceptar un empleo que no te gusta para pagar las cuentas. No dejes que el trabajo que te hace infeliz te defina o te desgaste. Si no puedes hacer que tu pasión rinda frutos ahora, lo más importante que puedes hacer es nutrir tus ideas y metas y empezar a pensar en cómo puedes hacer tiempo para ellas.

Si te apasiona el emprendimiento, podrías empezar siguiendo tu proyecto al margen, los fines de semana. Desarrolla ideas diferentes y diviértete.

Quizá haya un periodo de transición en el que desempeñes ambas labores. En nuestro mundo de gran fluidez, donde los modelos de negocio tradicionales están siendo puestos de cabeza y estamos más conectados que nunca, tenemos ahora oportunidades de adaptar el trabajo a nuestras vidas, en lugar de que sea al revés.

Tus oficinas quizá sean muy conservadoras, pero considera que, en otras partes, las oficinas están cambiando: el cubículo está desapareciendo lentamente, junto con la demarcación estricta entre lo que haces para vivir y lo que vives para hacer. Las oficinas de distribución abierta se están volviendo comunes, y los espacios de trabajo colaborativo como WeWork y Second Home están en auge.

Incluso mejor, muchas compañías están aceptando cada vez más los horarios flexibles y el trabajo desde casa. Aceptar un puesto donde estas opciones estén disponibles podría ayudarte a conservar un salario mientras creas tu propio negocio.

¿Y qué tal si llegas al punto en que decidas convertir tu sueño en tu empleo básico? Como siempre digo: ¡Al diablo, sólo hazlo!

Sí, hacer ese cambio puede ser atemorizante, financiera y personalmente, en especial si tienes dependientes. Y las incontables variables condicionales podrían mantenerte despierto por las noches si lo permites. Pero, al final, cuando sigues tus pasiones, enfrentas dos posibilidades: podrías fracasar y necesitarías prepararte para eso, o quizá te vaya muy bien, en parte porque estás involucrado y eres feliz.

Empezar un negocio tiene el potencial de poner tu vida de cabeza, y apegarte al camino seguro al que estás acostumbrado es mucho más fácil que dar una oportunidad a tus sueños. Si fracasas, esa puede ser una oportunidad de aprendizaje, la cual te ayudará a tomar mejores decisiones en tu próximo intento. Yo he fracasado en grande en el pasado, y estoy orgulloso de ello, porque mi equipo y yo siempre hemos podido recuperarnos y aprender algo nuevo. Como sabe todo emprendedor exitoso, el fracaso es integral para encontrar el éxito.

Así que, Adrian, si llega la noche del domingo y empiezas a temer la idea de otra semana en tu cubículo, quizá sea hora de llevar tu vida por un camino diferente. Quizá tengas más opciones de las que te das cuenta para hacer realidad tu sueño.

La decisión es tuya. Como digo: Quizá fracases… pero podrías tener éxito. ¡Buena suerte!

TODO ES EMPEZAR
Si tienes una familia que dependa de ti, puede ser difícil renunciar a tu empleo actual y empezar un negocio de tiempo completo. Pero eso no significa que tengas que renunciar a tu sueño. Si estás en esa situación, ten en mente estas sugerencias:

HAZ TIEMPO: Aparta unas cuantas horas los fines de semana o en la noche para desarrollar más tus ideas.

EMPIEZA DE A POCO: Tu negocio puede ser un proyecto de medio tiempo al principio. Si tu idea fracasa, será un fracaso pequeño, y puedes tomar las lecciones que aprendiste y empezar de nuevo. Si tienes éxito, tu idea pudiera crecer y acaparar tu atención de tiempo completo.

BUSCA MENTORES: Hay emprendedores por ahí que han estado en tus zapatos. Búscalos en tu comunidad en línea o en reuniones locales de emprendedores.

Twitter: @richardbranson

También te puede interesar:
¿Buscas un mentor para tu negocio?, alza la voz
¿Tus clientes tienen grandes expectativas?
En los negocios, todo está en el nombre