Opinión

Liberalización de precios en gasolinas: ¿qué viene después?

    
1
   

   

Gasolinas estación de gasolina (Pixabay)

La liberalización de los precios de gasolina y diésel en vigor en México –en sus últimas fases ya– seguirá, en mi opinión, unos pasos muy similares a lo que pudimos observar en España a partir del año 1998 con la entrada en vigor de una nueva Ley de Hidrocarburos, por la cual el precio ya no lo limitaba el Ministerio de Industria sino el nuevo entorno competitivo. Esta apertura supuso para España, y es muy probable que suceda lo mismo en México, la modernización y flexibilización del mercado con ventajas indiscutibles para el usuario final.

En un primer momento, en España, la nueva medida suscitó dudas sobre la evolución de precios en los meses iniciales dada la escasa competencia existente. Sin embargo, tras unos meses en los que los precios incluso subieron respecto a los períodos previos (por debajo del 1% en los casos más extremos), se observó un incremento en la entrada de empresas, aumentó la capilaridad de gasolineras y aparecieron nuevos y creativos modelos de fidelización de clientes. Además, las empresas tenían la posibilidad real por fin de diferenciarse según la marca por los aditivos añadidos al combustible de base.

Unos años después, en paralelo con la revolución digital, surgió también un sinfín de aplicaciones para iOS y Android que facilitaban al usuario el acceso al servicio.

El proceso ha sido imparable hasta la situación actual, donde las gasolineras son auténticos centros comerciales de tamaño reducido, con oferta múltiple de productos y servicios, todos ellos generadores de márgenes muy superiores a los de la propia gasolina y gasoil.

UN MERCADO CON MUCHO POTENCIAL
Con casi 12,000 gasolineras para 43 millones de vehículos en circulación en la actualidad, México está aún lejos de países como Brasil, que proporcionalmente tiene el doble de estaciones de servicio, o de Estados Unidos, con el cuádruple.

El mercado de las gasolinas en México está llamado a ser el más grande de América Latina, por lo que firmas como Total, BP, Shell, Chevron y ExxonMobil entre otras, están detallando en sus planes estratégicos de expansión internacional sus inversiones incrementales en México en los próximos años, así como los grandes operadores internacionales de gasoductos y de distribución de combustibles.

La propia Pemex, a través de su red de Franquicias, tampoco se quedará quieta ante esta entrada de nuevos competidores en el punto de servicio al cliente, y seguramente veremos cambios en cuanto a experiencia de usuario en sus estaciones de servicio, como pudimos observar en España con Cepsa y Repsol en su momento.

Desde el punto de vista del almacenamiento y la distribución, la infraestructura generada por la entrada de nuevos competidores será un factor crucial para asegurar precios competitivos y captar cuotas significativas de mercado. No hay que olvidar que México tiene operativo hoy tan sólo un 10% de la capacidad de almacenamiento de combustibles recomendada como óptima a nivel internacional.

NECESIDAD DE MEDIDAS ADICIONALES PARA GARANTIZAR LA COMPETITIVIDAD
En España, en agosto de 1999 (meses después de la liberalización), los precios de los carburantes alcanzaron su máximo histórico con un barril de petróleo en los 19 dólares y unas tasas de inflación entre el 2.5-3%, lo que llevó a tomar medidas adicionales para dinamizar el proceso competitivo.

Así ha sucedido hasta hoy, que vuelve a aumentar el número de estaciones de servicio en España tras la crisis internacional de comienzos de 2008. El crecimiento en gasolineras hoy en España está impulsado por marcas blancas low cost, por los surtidores de tipo automático-autoservicio muy sofisticados que aseguran una gran experiencia de usuario, así como por las nuevas tendencias en biocombustibles, aditivos anticontaminantes, electro gasolineras, dispensadores de gas e hidrógeno para vehículos, etc.

El consumidor mexicano es inteligente y está muy acostumbrado a los entornos competitivos y con seguridad impulsará estos cambios ante el modelo liberalizado, dinamizando un mercado que está en proceso de cambio y evolución constante en cualquier país avanzado del mundo hoy. Seguro.

Profesor de EAE Business School

Sign up for free