Opinión

Ley de pago oportuno que responda al “atorón económico”


 
La clase empresarial mexicana concluye el 2013 de manera unánime en una disposición religiosa innegable: todos con el “Jesús en la boca”.
 
Porque como nadie lo hubiese imaginado siquiera, la economía está en un “atorón” que todos sienten y pocos se encuentran en capacidad de explicar.
 
 
En este contexto parece importante proteger a la planta productiva y el empleo que en su mayoría descansa sobre las espaldas de las Mipymes. Casi 8 de cada 10 empleos formales radican en una empresa de micro, pequeño o mediano tamaño.
 
 
En ese sentido, Universo Pyme ha puesto en las manos de Valentín Diez Morodo la solicitud de que ante sus pares del Consejo Coordinador Empresarial se solicite un esfuerzo para romper con una costumbre que parece estar convirtiéndose en ley en la economía mexicana: las grandes empresas jinetean los recursos que corresponde a sus proveedores Pyme.
 
 
Una práctica muy común que al parecer puso de moda una gran empresa de retail para la que la costumbre de pagar a sus proveedores en 91 días plazo es una lastimosa constante y política habitual muy redituable.
 
 
Pagar “luego” y cosechar el privilegio de “mover” el dinero que es de los proveedores.
 
 
Imagine lo que para una Pyme representa el que la empresa a la que le entrega producto le pague luego de tres meses entregados para la venta, como si no existieran hoy sistemas informáticos capaces de estimar con precisión de centavos cuántos productos de la empresa se han vendido y en qué tiendas. La transferencia electrónica a la cuenta del proveedor está a un clic de la computadora.
 
 
O aquellas prácticas perniciosas que incluso en el terreno bancario se presentan. Ahora resulta que algunos bancos no pagan a sus proveedores pequeños bajo el argumento de que “están haciéndose ajustes a las políticas de pago”.
 
 
Bancos extranjeros que pagaban de manera celosamente puntual ahora con relativa frecuencia incurren en retrasos bajo el argumento de que “las  nuevas políticas de pago” han ocasionado las demoras. Desde luego que si argumentaran que “no tienen dinero” sería un insulto.
 
 
Imagine para una Pyme, cuyo nombre reservamos, que tiene como clientes a empresas multinacionales que, en esencia, manejan fuertes flujos, pero muy fuertes flujos de dinero en efectivo lo que le significa un adeudo de cuatro meses en el pago del contrato vigente.
 
 
Para esta empresa, que existe por supuesto, que tiene cuatro trabajadores más el director general y propietario de la firma, hoy existe un adeudo vencido de 800 mil pesos derivado de los pagos que no se le han hecho.
 
 
La pregunta que le hacen sus proveedores cuando el empresario de la Pyme les reclama políticamente por los pagos atrasados es invariablemente la misma: ¿qué no te han pagado?
 
 
A las dos o tres semanas salen dos meses de pago y hasta que se acumulan otros dos meses de retraso y la ceremonia se reitera para que luego se presenten otros dos meses de pago. Así llevan dos años.
 
 
Por eso llevamos a Valentín Díez, un empresario que ha manifestado una constante preocupación por las pequeñas empresas la recomendación para que lleve ante el CCE la inquietud como una fórmula ética para hacer menos penosa para el sector empresarial de pequeño tamaño transitar por las aguas turbias de una economía en jaque.
 
 
Es seguro que el presidente del CCE, Gerardo Gutiérrez Candiani, escuche la inquietud y que nada se haga y no por falta de disposición, quisiéramos pensarlo, sino porque el nivel de las cosas que ahora se negocian y se definen dejan en el último renglón de la lista los pendientes que, como el que relatamos, tiene para el contexto económico nacional.
Lo pudiera usted lamentar pero también asumir.
 
 
Diez Morodo conoce ya la sugerencia de Universo Pyme y ahora la reitera en su lectura luego de encontrarse prácticamente tres semanas fuera de México tanto en China como en España.
 
 
Se incorpora a las actividades nacionales a días de que se inaugure el Vigésimo Congreso del Comercio Exterior Mexicano, bajo el título de “Innovación, factor para un comercio exterior más competitivo”, que se desarrollará los días del 20 al 22 de noviembre y en donde el organismo ha dispuesto apoyar a decenas de Pymes para que puedan estar presentes en el Centro de Congresos de Querétaro.
 
 
Se esperan 900 congresistas fundamentalmente de los 25 estados del país en donde el organismo privado tiene oficinas de representación.
 
 
Habrá conferencias y al término del evento, durante la clausura, se entregará el Premio Nacional de Exportación.
 
El Comce generosamente extiende 5 becas completas y 5 becas al 50 por ciento por si usted, empresario en capacidad de exportar, está interesado en ellas.
 
 
De tín marín…
 
 
A días de que se dé a conocer el nacimiento de Superpyme.com, que es un proyecto sin propósitos de lucro que ofrece el comercio electrónico con productos de empresas pequeñas que por el momento han sido sujetas de procesos de incubación.
 
 
Más de 360 productos disponibles al momento a precios muy accesibles con la versatilidad de que el pago puede hacerse mediante el esquema de paypal, pero también de pago en diversos comercios de conveniencia como es el caso de Oxxo o Seven Eleven.
 
 
Por supuesto, también se puede pagar en sucursales bancarias. La ventaja del portal es que liga al comprador con el productor, lo que evita cadenas de intermediación innecesarias que encarecen el producto.
 
 
Para el caso de las empresas que deseen tener sus productos exhibidos en este portal priva una membresia anual que, por hasta 10 productos exhibidos, importa menos de 2.20 pesos diarios por el paquete o 0.22 centavos por producto por día.
 
 
En caso de que usted desee tener sus productos en este portal que está cerca de ser oficialmente inaugurado, por favor realizar la solicitud o mayores informes al correo
 
 
jsdiaz@superpyme.com
 
direccion@universopyme.com.mx