Opinión

Legisladores, candiles de la calle…

1
    

    

El dictamen  fue avalado con 299 votos a favor, 83 en contra y 3 abstenciones. (Cuartoscuro)

Los legisladores salvaguardaron su partida secreta de la rendición de cuentas en el dictamen de la Ley de Transparencia que ellos mismos elaboraron en comisiones y que mañana se disponen a votar en el Pleno del Senado.

Aunque la iniciativa empodera al IFAI, obliga a sindicatos y fideicomisos a transparentarse e incluye más de 40 obligaciones en el Congreso federal y congresos locales para ser menos opacos, los legisladores son candiles de la calle y oscuridad de su casa.

En el dictamen acordaron seguir sin rendir cuentas sobre el uso y destino de las principales bolsas anuales, llamadas subvenciones
La gravedad del problema radica en que hasta 20 o 25 por ciento del total del presupuesto anual del Senado (tres mil 722 millones de pesos) y Cámara de Diputados (seis mil 795 millones de pesos) que se distribuye entre los grupos parlamentarios son gastos no comprobables.

Marcela Torres Peimbert, senadora por el PAN y una de las principales impulsoras de la ley, reconoció que no se logró el acuerdo con el PRI ni el PVEM para abrir y racionalizar los recursos transferidos a las subvenciones. Durante las discusiones para sacar el tema en comisiones, el senador Javier Corral fue quien lo puso sobre la mesa. “Los principales órganos de dirección del Congreso y los grupos parlamentarios no sólo no detallan los gastos sino que no hay la debida comprobación”.

Pero el bloque del priista Emilio Gamboa y el ecologista Carlos Puente se opuso a la propuesta. Sin embargo, Torres Peimbert me dijo que los grupos parlamentarios estarán obligados a dar información cuando sea requerida mediante acceso a la información. “Eso es lo que hará se gaste la partida con mayor honestidad”, comentó por celular. Como sea, al no etiquetarse casi mil millones de pesos anuales en el Senado y alrededor de mil 500 millones en Cámara de Diputados, esos recursos seguirán gastándose al libre albedrío de los jefes de bancada a quien son entregados los recursos. El Congreso federal mexicano seguirá siendo de los más caros y poco transparentes en el mundo a pesar de la nueva Ley de Transparencia.

DESCONGELADORA.
La Ley Anticorrupción enviada por diputados federales a senadores parece no ser una prioridad para este periodo de sesiones. No hay prisa por llevarla al Pleno para su ratificación o en todo caso modificación.

Luego de que Miguel Barbosa, presidente del Senado, dijera que urge integrar el Sistema Nacional de Transparencia, el cual será encabezado por el IFAI, desde San Lázaro recibió un llamado de alerta.

“También necesitamos se apruebe a la brevedad el Sistema Nacional Anticorrupción ”, dijo el diputado panista Fernando Rodríguez Doval. El tema va derechito a la 'congeladora', por lo que escándalos de gobernadores por aparentes enriquecimientos ilícitos, como el de Guillermo Padrés de Sonora y el de César Duarte de Chihuahua, así como los de las casas en la administración pública federal, quedarán como un hecho anecdótico nada más.

10 SEGUNDOS… Marcela Torres Peimbert, quien estuvo en primera línea durante las discusiones para desempantanar el dictamen de la Ley de Transparencia, no estará en la votación de mañana. Resulta que se había comprometido con su amiga la candidata de San Luis Potosí, Sonia Mendoza, a dar una plática con ONG y ya no pudo cancelar.

Twitter: @alexsanchezmx

También te puede interesar:
De saboteadores
Falla Canal del Congreso
"Horacio… mmm… Horacio ¿qué?"  Habemus ministro