Opinión

Legado vs partidocracia

 
1
 

 

Enrique Peña Nieto

El presidente Peña Nieto debe tomar una decisión fundamental para el futuro de su legado en las próximas semanas. A un año del Pacto por México e iniciando la segunda mitad de su sexenio, tiene que decidir qué elección quiere en el 2018: una con segunda vuelta electoral o mantener las reglas actuales. Es decir, quiere buscar que el PRI pueda permanecer en el poder con 30 por ciento del voto o que haya una segunda vuelta, en caso de que ningún candidato gane con el 50.1 por ciento en la primera elección. En el fondo deberá decir qué sistema electoral es el que fortalece más la democracia y las instituciones de México.

Un escenario a considerar es que en el 2018 habrá al menos un candidato, López Obrador, que hará campaña contra las reformas estructurales. No creo que esta promesa de campaña, acompañada con la de mayor equidad, le dé el 50 por ciento de los votos, pero sí el 34 por ciento que obtuvo en el 2006 y en el 2012.

Con este porcentaje, y 5 candidatos en la contienda, es altamente probable que AMLO gane en 2018 si no hay segunda vuelta. Estamos a tres años y pueden pasar muchas cosas, pero es un escenario factible.

El principal legado de este gobierno serán las reformas estructurales, siempre y cuando se continúe con su buena implementación. Sin embargo, algunos líderes del PRI se han manifestado en contra de la segunda vuelta. Son dirigentes que piensan que no podría ganar con esta regla; priistas para quienes los gobiernos de coalición no son parte de su DNA y siguen viviendo con el anhelo del “carro completo”.

Si su prioridad fuese la transformación de México en un país moderno, optarían por este legado antes que por su partido. Para que garantizar el impacto y los frutos de las reformas se requieren años de trabajo en la misma dirección. Sería muy grave para México que se le diera marcha atrás a estos avances. La segunda vuelta electoral puede ser la mejor garantía de que la transformación se consolide.

Twitter:@julio_madrazo

También te puede interesar:

¿Futuro para los ninis?

Actividad industrial

Complejidad económica