Opinión

Lecciones del pasado en la educación

 
1
 

 

Salón de clases. (Cuartoscuro)

Feliz, porque mi Bruno cumplió ayer 17 años y Olga y yo, cumplimos
19 hace unos días.

La historia a veces se repite para recordarnos los asuntos pendientes del pasado o para advertirnos lo que tenemos que rectificar para no cometer los mismos errores.

Los problemas que vivimos y que tienen que enfrentar actualmente los gobiernos no fueron gestados hoy, corresponden a decisiones del pasado, cierto en circunstancias diferentes, pero no se han podido rectificar, como en la educación básica, cuya problemática por fin se está enfrentando, con riesgos y obstáculos recurrentes, pero con decisión para continuar, como es el caso de la evaluación magisterial, que logró en Oaxaca un avance significativo e inédito.

No se trata de intromisiones en la vida sindical, sino de castigar el vandalismo, las agresiones a los ciudadanos y violaciones a la ley como la de bloquear los aeropuertos y evitar el suministro de gasolina.

En lo educativo se debe sancionar siempre el incumplimiento de la obligación de trabajar, por ello han sido positivos los primeros descuentos en Oaxaca y Michoacán, así como el pago en la primera entidad sin los pagadores habilitados por el sindicato, por medios electrónicos, a pesar de la realidad de una entidad tan incomunicada por su orografía y pobreza. Tiene pocas sucursales bancarias.

Lo que se está haciendo debe extenderse a todo el país, revisando qué tanto están dominadas por las secciones sindicales las estructuras administrativas de los organismos descentralizados y cómo les afecta.

Lo que sucede es que cuando los estados recibieron los servicios administrativos en 1992, también recibieron, como señala G. Tapia en 2004, hace 10 años, citado en un reporte de la OCDE, “las entidades federativas recibieron el conjunto de pactos, acuerdos, usos y costumbres de la relación entre el gobierno federal y el SNTE, que implica la coadministración de facto del sistema, con la que los directores, supervisores y otros miembros del sindicato participan en decisiones sobre infinidad de cuestiones, como el nombramiento, permanencia o cambio de adscripción de los docentes, el nombramiento de funcionarios de la administración educativa…”

El tema de los comisionados pagados con recursos públicos es central. Los estados que aparecían sin comisionados, en los informes de la ASF, es porque los pagaban con recursos propios, lo que al final es lo mismo. Hasta donde recuerdo, en el DF siempre aparecieron comisionados pagados con el FAEB, teniendo también que reintegrar los mismos a las cuentas del Fondo, cuando eran observados. En este caso con recursos federales, supongo de otra bolsa.

El afán por centralizar, esto es controlar, con un discurso federalista, resultó contrario a lo que se planteó en el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (ANMEB), que incluía una fuerte crítica a la centralización, multiplicó los vicios del sistema desconcentrado en 1992, pasando por la creación del FAEB en 1998 y la “nueva” fórmula de distribución de 2008 hasta 2014. Es un tema delicado en términos políticos, pero real, así como el problema de los déficits estatales derivados del FAEB, que dejó herencia.

La creación del FONE es muy importante, elimina la doble negociación, se puede acabar con los comisionados pagados con recursos públicos en todos los estados y evitar desvíos como el de Tabasco el último año de Granier. Claro que tiene fallas e insuficiencias, pero se pueden corregir.

Hoy se enfrenta el reto de la CNTE, que con violencia pretende evitar la evaluación, no entienden sus líderes que por esa vía perderán, porque los maestros en general están dispuestos a ser evaluados, claro los que heredaron las plazas, las compraron, no trabajaban o cobraban indebidamente, van a seguir protestando.

También te puede interesar:

La derruida base de la tenencia

Los campeones de la deuda estatal

Populismo fiscal en el Congreso de Nuevo León