Opinión

Lecciones de las elecciones en
Gran Bretaña

1
 

 

David Cameron

La semana pasada hubo elecciones en la Gran Bretaña para votar a los 650 miembros de la Cámara de los Comunes y con esto elegir al nuevo gobierno. Todas las encuestas predecían empate entre los dos principales partidos que competían. Por un lado los Tories o conservadores -que es el partido en el poder- y por el otro el Partido Laboralista dirigido por Ed Miliband. Al ser tan estrecha la diferencia calculada, se esperaba que hubiera diferentes alianzas con los partidos más pequeños, a fin de que el ganador pudiera gobernar los siguientes años. En caso de no lograrse las alianzas, se tendría que volver a convocar elecciones.

El Partido Conservador, liderado por David Cameron que lleva en el poder cinco años, ha logrado mantener un crecimiento económico todos los años después de la crisis de 2009, a una tasa de 2.5 por ciento en la actualidad, que es de las más altas en Europa. Esto lo ha logrado a pesar (o porque) ha seguido una política de reducción del déficit fiscal de manera paulatina pero constante. Hoy este desequilibrio en las finanzas públicas se ha reducido a la mitad en su periodo, aunque todavía representa 4.4 por ciento del PIB y el déficit de cuenta corriente es de 5.5 por ciento del PIB.

Por su parte los sueldos, descontando la inflación, han tenido una reducción en todos estos años. Sin embargo, destaca que los impuestos también han sido reducidos y, por ejemplo, hoy un trabajador de tiempo completo que gana el salario mínimo paga la tercera parte de los impuestos que al inicio de su gobierno.

Destaca que el gasto público se ha reducido de 45.7 por ciento del PIB en 2010 a 40.7 por ciento en la actualidad, pero la satisfacción con los servicios públicos como la policía y otros, se ha elevado. Hay que enfatizar la mayor competencia en el sistema educativo con las llamadas “escuelas libres” y “academias” que son manejadas de manera independiente del control oficial. Es de mencionar que se han reducido casi un millón de puestos en el gobierno, pero al mismo tiempo se ha incrementado la fuerza de trabajo en el país, por el crecimiento de empleos que hay en el sector privado.

Por el otro lado estaba el candidato opositor del Partido Laborista que proponía un gobierno “más igualitario”, por medio de mayores impuestos a los más ricos, elevando la tasa máxima a 50 por ciento del ingreso, así como imponer un “impuesto a las mansiones” para aquellas casas que tuvieran un valor superior a los dos millones de libras. Además, prometía mejorar el funcionamiento de los mercados por medio de medidas de mayor participación del gobierno en donde se identificaran distorsiones. Asimismo, prometía imponer controles de precios en sectores estratégicos y en renta de vivienda.

De manera inesperada el Partido Conservador, liderado por David Cameron, obtuvo la mayoría con 50.8 por ciento de los asientos en la Cámara de los Comunes. Con este porcentaje puede gobernar sin necesitar el apoyo de otro partido, con lo que podrá llevar a cabo su plan de gobierno, el cual se inicia el 18 de mayo, o sea una semana después de que fue elegido.

Estas elecciones, en una de las más antiguas democracias del mundo, dan importantes lecciones:

• Las encuestas por muy bien hechas que estén, no sustituyen el voto de los electores y pueden equivocarse.

• Los votantes escogen al candidato que logra más crecimiento económico, baja impuestos, así como el que reduce el gasto y el déficit público.

• Los electores no están de acuerdo con gobernantes que intervienen en exceso en la economía.

• El plazo entre las elecciones y la entrada en funciones del nuevo gobierno es muy pequeño.

El resultado de estas elecciones presionarán a los candidatos del resto de los países europeos y posteriormente al resto del mundo, en los próximos meses y tal vez años.

También te puede interesar:
La inversión es básica para crecer, pero vuelve a caer
La economía mexicana parece estancarse
La economía de México se divide por su dinamismo