Opinión

Lección de honor

Tenemos muchas cosas que aprender de Corea del Sur. No hablo de lo que ha hecho para lograr su sorprendente desarrollo económico de las últimas décadas. Tampoco de su espectacular avance tecnológico. Los sudcoreanos no dejan de asombrar con su industria electrónica y automotriz que se ha colocado a la vanguardia mundial. Su grado de civilización deja con la boca abierta a propios y extraños. Su férrea disciplina en todos los ámbitos es ejemplo a seguir, pero no me refiero a eso. Hablo de su honor a toda prueba.

Corea del Sur vive hoy una de las peores tragedias de su historia. El pasado 16 de abril, el ferry Sewol, con 476 personas a bordo, se hundió. 339 eran estudiantes de 16 y 17 años que realizaban un viaje escolar.

Hoy me entero que el primer ministro sudcoreano, Chung Hong-Won, renunció a su cargo a consecuencia de la tragedia. “Presenté mis excusas por haber sido incapaz de impedir que se produjera este accidente e incapaz de gestionar correctamente lo que ocurrió después”, dijo.

¡Vaya lección! Eso sin contar que de inmediato fue encarcelado el capitán del ferry junto con 8 tripulantes más. El subdirector del Danwon High School, quien también viajaba en el barco y fue rescatado, se suicidó por la culpa de no haber evitado la muerte de sus estudiantes.
Enorme diferencia del concepto del honor entre México y Corea del Sur. Pienso ¿qué habría pasado con Felipe Calderón -en Corea del Sur, claro- tras haber tachado de pandilleros ligados al narcotráfico a los 15 estudiantes y deportistas inocentes masacrados en Villas de Salvárcar, Ciudad Juárez? ¿Y con los 50, 60 o 70 mil muertos producto de su guerra contra el narco que de poco sirvió?

En ese mismo escenario, ¿qué habría pasado con Marcelo Ebrard y López Obrador por el linchamiento de dos policías federales inocentes en Tláhuac en 2004? ¿Y con el propio Ebrard después de la muerte de tres policías y nueve jóvenes por negligencia en el operativo del News Divine? ¿Y tras el rotundo fracaso de la Línea 12 del Metro qué habría hecho Ebrard? Nunca lo sabremos. México no es Corea del Sur, ni su concepto del honor es el mismo de nuestros políticos.

Por cierto...

Terminó la Semana Santa y es justo decir que Tamaulipas no es Michoacán. Después de los días previos a las vacaciones, Tamaulipas rompió récord de visitantes y el Inegi informó que es el estado con menor índice de desocupación de toda la frontera norte. Hoy regresaron a clases 50 mil maestros y 600 mil alumnos. Luego de los episodios violentos de hace tres semanas, las autoridades federales confirman que se trató de la reacción del crimen organizado a los golpes recientes.

Hasta el miércoles.