Opinión

Le quitan la nata

 
1
 

 

Lala

Como usted sabe, la compra de la brasileña de alimentos Vigor por parte de Grupo Lala no ha sido bien vista por los inversionistas. Desde el 17 de julio, cuando se confirmó el interés y negociación por la sudamericana de lácteos, los títulos de la mexicana perdieron 12 por ciento de su valor en la BMV.

Uno de los peros de los inversionistas era el alto nivel de apalancamiento en que iba a incurrir Lala, al tratarse de una compra de unos mil 900 millones de dólares, a financiarse en su mayoría con deuda.

Hay una buena: la firma que dirige Scot Rank deberá de pagar unos 500 millones de dólares menos.

¿La razón? A Vigor le quitaron volumen. Cooperativa Central dos Productores Rurais de Minas Gerais Ltda (CCPR) ejerció el derecho para comprar a la brasileña el 50 por ciento que no tenía de otra empresa llamada Itambé, una firma que también opera en el negocio lácteo de Brasil.

Ahí viene la mala. Lala habría tenido la mitad de Itambé, lo que representaba una parte relevante de la propuesta de negocio en Brasil. Itambé encabeza el sector de lácteos desde hace 66 años en la región sureste de Brasil.

Los expertos consideran que la mayor parte de las sinergias por la compra de Vigor se iban a dar con Itambé. Total, que esta leche como que empieza a saber cortada.

NO LE DIGAN A TRUMP
La alta competitividad que ofrece México en costos de operación se ha convertido en un factor clave para la llegada de empresas que buscan hacer negocios en el país.

Es el caso de Lakeland Industries. ¿La ubica? Se dedica a la producción de ropa de seguridad para la industria y construcción en general, incluidos cascos, chalecos y guantes.

En los últimos 12 meses la firma que dirige y preside Christopher Ryan decidió mudar parte de su producción de Estados Unidos a México y China.

En conferencia telefónica con analistas, el ejecutivo explicó que esto obedece a que buscan una mayor rentabilidad a través de menores costos operativos.

Si bien sus ventas netas del semestre febrero-julio de 2017 crecieron 10 por ciento a nivel global respecto a igual lapso de un año antes, la utilidad neta de la empresa se duplicó, reflejo de los bajos costos de operación en países como China y México.

La operación en estas plazas es tan rentable que Lakeland Industries fabrica en ellas para exportar a Estados Unidos. A ver si no se enoja Trump.

‘DISTROLLER’ ESPAÑOLA
La Virgencita Plis está a punto de conquistar España. Usted la ha visto en calcomanías, mochilas, toallas y lápices. Es propiedad de Distroller, que dirige Amparo Serrano, al igual que otras marcas como Chamoy, Neonatos y Chikihadas.

Nos dicen que la empresaria quiere aprovechar las similitudes culturales entre México y España para expandir su negocio. Por eso planea abrir sus primeras tiendas en el país ibérico el próximo año con toda su gama de productos, algunos de los cuales, por raro que parezca, maquilaba allá.

El negocio principal de Distroller es la venta de sus marcas en forma de licencias, con lo que pone sus imágenes en toda clase de productos, desde mochilas hasta toallas de baño.

Fundada en 2004, la firma de Amparín tiene presencia en Estados Unidos y varios países de Latinoamérica como Colombia, Argentina, Chile y Brasil, siendo éste el más importante en ventas para la firma después de México.

Distroller produce seis millones de artículos al año y espera cerrar el 2017 con un incremento de 70 por ciento en ventas respecto al año pasado. Vaya que sí deja la licencia de marcas.

También te puede interesar:
Vive el Viento
¿Qué hará ‘El Diablo’?
Tiempos del ‘Diablo’

: