Opinión

Layda, en el pragmatismo trasnochado

1
   

   

Rosario Marín. (Cuartoscuro)

Siempre me complicó pensar en el Día Internacional de la Mujer, porque me hace creer que todos los demás días son del hombre, porque claro que he vivido la inequidad y todo lo malo que conlleva el género, pero también lo bueno, y me he preguntado en varias ocasiones quién nos daña más: los hombres o nosotras mismas.

Ayer tuvo una connotación diferente, se convirtió en la defensa de nuestro país. Rosario Marín, quien recibió en el Senado el reconocimiento Elvia Carrillo Puerto, criticó duramente a Donald Trump.

Lo calificó como “un individuo que en su afán enloquecido y soberbio por hacerse del poder, al más puro estilo fascista, pretende provocar sentimientos xenófobos y racistas”. Que hace gala “de una supina ignorancia, aún mayor al tamaño de su dinero, o lo que es peor, de un pragmatismo criminal”.

Así, entre aplausos, quien fue la cuadragésima primera tesorera de Estados Unidos, se refirió al grave problema que podemos enfrentar si Donald Trump gana la presidencia, que en muchas ocasiones hemos menospreciado, y que con el paso de los días nos hemos dado cuenta de que tiene posibilidades de triunfo.

Rosario Marín le recordó a este funesto personaje que ella fue tesorera durante un gobierno emanado del partido republicano. De esta forma defendió a los migrantes y a los mexicanos, y aprovechó la máxima tribuna de la Nación para asegurar que “el pobre rico hoy significa la principal amenaza para Estados Unidos, para México, pero también para el mundo”.

Y en este sentimiento de dignidad compartida, que se da en torno al Día Internacional de la Mujer, también estuvo la vergüenza de ver cómo se utiliza la tribuna para hacer campaña política y reiterar la crítica interna, también en el más puro pragmatismo sin importar la razón del evento a celebrar.

La senadora Layda Sansores no se refirió ni un segundo a Donald Trump, a pesar de que se entregaba el reconocimiento a una mujer migrante que logró sobresalir en Estados Unidos.

Es más, de Rosario Marín sólo dijo que “es un ejemplo de superación personal”, para posteriormente ir a su consigna trasnochada al señalar: “Pero hay de firmas a firmas, ella firmó en billetes verdes. Carmen Aristegui ha firmado en las hojas blancas de un libro que denuncia la corrupción, el conflicto de interés, la impunidad de un presidente de la República”. Y de ahí se siguió sin idea de la trascendencia del evento ni del personaje homenajeado. Allá ella, pero por desgracia son nuestros representantes populares.

EL PAN SE DEFIENDE
En un análisis realizado por Central de Inteligencia Política que publicó el lunes EL FINANCIERO sobre la cobertura en los medios de comunicación de los posibles candidatos a la presidencia, se señala que Ricardo Anaya, dirigente nacional del PAN, responde al 100 por ciento a la coyuntura en lugar de proponer ideas.

A esta aseveración, responde Fernando Rodríguez Doval, secretario de comunicación del albiazul, con el señalamiento de que Anaya ha privilegiado las ideas, principalmente a través de las redes sociales. Explica que en su videoblog en Facebook, cada semana coloca temas específicos como una propuesta para reducir el endeudamiento de los estados, el Mando Único mixto y el sistema nacional anticorrupción, entre otros.

Y presume la fotografía de Anaya Cortés con el papa Francisco, que según el secretario de comunicación es la tercer publicación de un político con más likes de Facebook al llegar a los 235 mil 698.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
PRD, sin candidato real
Partidos no pueden con la infiltración del narco
Todavía más 'spots'