Opinión

Laxitud monetaria global

 
1
 

 

yellen

El economista Tim Duy me señaló un impactante discurso de Lael Brainard (quien se unió recientemente al Consejo de Gobernadores de la Reserva Federal) que adopta una postura notablemente mucho más favorable hacia la laxitud monetaria que la que hemos estado oyendo de Janet Yellen y Stanley Fischer, presidenta y vicepresidente de la Fed, respectivamente.

Básicamente, la Sra. Brainard cae del lado del debate del principio precautorio de Summers/DeLong/Krugman al sostener que dada la incertidumbre sobre el camino de la tasa de interés natural y la gran asimetría en las consecuencias de actuar muy pronto versus actuar muy tarde, se debería retrasar el incremento de las tasas de interés hasta verle los ojos a la inflación (lea aquí el discurso de la Sra. Brainard: 1.usa.gov/1LLQUSb).

¿Por qué suena tan distinto al Sr. Fischer y a la Sra. Yellen?

El Sr. Duy sostiene que en parte se reduce a diferencias generacionales: “Pienso que estos tres son producto de su experiencia”, escribió en una publicación reciente en su blog. “Yellen recibió su título de doctorado en 1971. Fischer en 1969. Ambos vivieron de primera mano la Gran Inflación. Brainard obtuvo su doctorado en 1989. Su experiencia profesional está dominada por la Gran Moderación” (lea aquí la publicación del Sr. Duy: bit.ly/1R8MHWw.)

Tal vez, pero también vale la pena señalar la diferencia en perspectivas que viene de tener formación intelectual en macroeconomía internacional en lugar de macroeconomía nacional. Diría que la experiencia de la Sra. Brainard no está tan dominada por la Gran Moderación como por la crisis financiera asiática y el estancamiento de Japón; la gente de macroeconomía con orientación internacional supo antes que casi todos los demás que las cuestiones tipo Depresión nunca se fueron. Y si leemos con cuidado el argumento de la Sra. Brainard, dedica gran parte al lastre que Estados Unidos podría enfrentar por debilidades en el exterior y un dólar más fuerte, que conjuntamente actúan como restricción monetaria de facto.

Entonces, ¿es importante su discurso? Tal como lo indiqué, está diciendo lo que algunos que no formamos parte de la Fed ya hemos estado diciendo, aunque ella lo dice muy claramente, y muy bien. ¿Pero marca una diferencia que alguien de adentro esté fijando el estándar y advirtiendo que elevar las tasas de interés podría ser un gran error?

Supongo que ya lo veremos.

Twitter: @NYTimeskrugman

También te puede interesar:
Muestras evidentes de autenticidad ‘indie’
Cómo se forma el comercio internacional
Preocupaciones por China resucitan a un zombi económico