Opinión

Las virtudes de la propuesta del PRD


 
 
La propuesta de reforma energética que hoy presentará el PRD, en voz de Cuauhtémoc Cárdenas, tiene muchos elementos positivos que deben ser tomados seriamente en cuenta en el debate legislativo.
 
 
Con la que se da a conocer hoy, las tres principales fuerzas políticas del país habrán puesto sus cartas sobre la mesa.
 
 
Pareciera, sólo pareciera, de acuerdo con sus textos y entrevistas, que aunque el Ing. Cárdenas no está de acuerdo con la reforma constitucional, su crítica apunta fundamentalmente a la modificación del artículo 28 y no tanto a la del 27, que regresa al texto de Lázaro Cárdenas.
 
 
Hasta ahora, todo indica que el PRD va a votar en contra de esa reforma, que por lo tanto no saldrá por consenso como otras, pero no se va a lanzar a movilizaciones en la calle para oponerse.
 
 
En contraste, va a tratar de que en las modificaciones a la legislación secundaria, se incluyan sus planteamientos.
 
 
Uno de sus puntos centrales es la transformación de Pemex, de un organismo público descentralizado, en una empresa estatal con autonomía y capacidad de decisión y suficiencia de recursos, además de proponer una reorganización interna.
 
 
En eso coinciden los tres partidos pero hasta ahora es el PRD quien lo ha formulado con más énfasis.
 
 
Otro de los puntos clave de la propuesta del PRD es el cambio en el régimen fiscal, que implica la modificación de la Ley General de Derechos con objeto de que dé a Pemex una capacidad adicional de inversión de 150 mil millones de pesos anuales.
 
 
Un punto adicional en la propuesta del PRD es la autonomía presupuestal y operativa de CFE, con objeto de que pueda operar más como empresa pública que como organismo descentralizado, como es hoy.
 
 
Otro de los ingredientes importantes de la propuesta que hoy detallará Cárdenas es el fortalecimiento de los organismos reguladores, es decir, las comisiones Nacional de Hidrocarburos, Reguladora de Energía y de Seguridad Nuclear. Detalles más o menos, ésta es otra vertiente en la que hay coincidencia.
 
 
Aunque hay más tópicos, no entraré en detalles respecto a ellos, y voy a uno de los más relevantes para el PRD: combatir la corrupción y avanzar en la transparencia de entidades como Pemex.
 
 
Nadie podría estar en contra de ese objetivo, aquí la clave es cómo se concreta. Sin embargo, sin duda va a ser una de las cartas que juegue el PRD y que tendrá eco en la confección de la nueva legislación, por ser algo correcto y necesario.
 
 
Hay que entender el sentido político de la posición perredista.
 
 
Se va a votar en contra de la modificación constitucional, pero el partido del sol azteca va a deslindarse de las movilizaciones de López Obrador contra la reforma.
 
 
Se va a condenar el uso que el gobierno está dándole a la figura de Lázaro Cárdenas, pero eso no significa que se vaya a romper el diálogo.
 
 
Los legisladores perredistas así como los integrantes del Consejo Rector del Pacto de ese partido, van a tratar de que, al margen de la discrepancia en la modificación constitucional, la legislación secundaria incluya la mayor cantidad de elementos que han propuesto y que hoy va a reiterar Cárdenas.
 
 
Del gobierno de Peña, tenga la certeza de que se va a escuchar con toda atención la propuesta cardenista y que se va a incluir una buena parte de los planteamientos que está haciendo el PRD, pero se va a ir con el PAN en la modificación constitucional.
 
 
La estrategia del gobierno de Peña implica avanzar en una delgada línea con objeto de mantener los consensos posibles y al mismo tiempo, darle profundidad a la reforma para que así cambie las reglas del juego y propicie la inversión privada y la innovación en el sector energético.
 
 
Hasta ahora, incluyendo lo que va a suceder hoy, la estrategia del gobierno ha sido razonablemente exitosa. Veremos si se mantiene así.
 
 
 
Twitter: @E_Q_