Opinión

Las ventajas relativas de México en la actual coyuntura

 
1
 

 

antena bloomberg

Los retos estructurales de México son diversos; no obstante, en la actual coyuntura, México parecería tener ciertas ventajas comparativas respecto a otros pares del mundo emergente, algunos de ellos ya inmersos en una nueva fase recesiva y otros con serios dilemas de política monetaria que limitan su espacio de maniobra ante la próxima normalización de la Fed.

A continuación citaría cinco elementos que evidencian claras ventajas relativas de la economía local y el espacio de maniobra de política monetaria:

Primero, el actual contexto de desaceleración china en particular y del bloque emergente en general, adicional a la debilidad de otros ejes de crecimiento global tales como Europa y Japón, parece imponer importantes retos externos para casi cualquier economía alrededor del mundo.

No obstante, la ventaja relativa para México frente a un contexto así versaría en el reconocimiento de la limitada exposición de la economía mexicana a tales factores externos y su alta sensibilidad a la única economía que parece mostrar un proceso de recuperación sostenida, EUA.

Segundo, al tiempo que la demanda externa ha desacelerado su impulso, elementos de la demanda interna, tal como el consumo, ha venido sorprendiendo favorablemente en el ámbito local.

Más aún, el ritmo de recuperación del consumo local parece tener fundamentos sólidos asociados a diversos factores como el ritmo de creación del empleo formal, la recuperación del salario real, las pujantes remesas, la reactivación del crédito al consumo, entre otros. Dichos factores parecen sugerir que dicho proceso de recuperación del consumo podría extenderse a los meses siguientes.

Tercero, si bien la depreciación del tipo de cambio ya ha manifestado señales de afectación (puramente de primera ronda) a algunos precios locales; factores tales como los bajos precios de materias primas a nivel internacional, la caída en los precios de bienes agropecuarios y la reducción en algunas tarifas eléctricas y de telecom han coadyuvado a compensar dichas presiones inflacionarias. Así, la inflación se ubica en niveles históricamente bajos (2.5% en septiembre).

Cuarto, el peso mexicano ya ha alcanzado niveles históricos de debilidad en semanas anteriores. De hecho, la depreciación real multilateral ya ubica a la cotización en sus niveles más débiles quizás desde 1995. En un contexto así, y tomando en cuenta la vocación exportadora de México, tal depreciación real se traduciría en un choque favorable de competitividad exportadora.

Quinto, en un contexto de inflación dentro del intervalo objetivo del banco central local y la perspectiva de una menor brecha de producto en el horizonte de efectividad de la política monetaria; Banxico luce como uno de los pocos bancos centrales a nivel global con el espacio para acompañar a la Fed en su normalización de tasas y, por ende, mantener las condiciones monetarias relativas lo más estables posible.

Esta realidad contrasta con aquella que enfrentan otros bancos centrales de plazas emergentes con presiones inflacionarias y pronunciadas desaceleraciones en su actividad productiva.

Así, el actual contexto externo no parecería significar solo malas noticias para México, existen implicaciones que colocan a nuestra economía en un lugar ventajoso en el contraste internacional. Lo anterior no es despreciable en un mundo lleno de incertidumbres y de fuertes contrastes económicos y financieros. Lo anterior no quiere decir que nuestra economía puede aislarse totalmente de la realidad externa, solo que cuenta con algunas condiciones iniciales ventajosas.

Twitter:@joelvirgen

También te puede interesar:

Si hay presiones inflacionarias asociadas a un peso débil

Y ahora, ¿hacia dónde van los mercados?

La decisión de la Comisión de Cambios y sus números