Opinión

Las universidades siguen enseñando de forma tradicional 

 
1
 

 

ME. 4 lecciones que no aprenderás en la Universidad.

Lentas para virar hacia un modelo educativo moderno, las universidades siguen enseñando de la forma tradicional y dejan a su suerte al joven para enfrentar el reto laboral.

El resultado: bajos salarios, subempleo y por tanto un empeoramiento de su situación financiera personal.

Las instituciones públicas están más preocupadas por sus presupuestos y en cómo dar soporte a una masa de estudiantes creciente por el bono poblacional. Por su parte, un buen número de universidades privadas se han circunscrito a establecer nombres de carreras 'atractivos' que luego tienen problemas para ser entendidos por quienes contratan a los nuevos profesionistas.

Ya mencionaba en este mismo espacio cómo se va cumpliendo la tendencia del desplazamiento de personas por la automatización y la robotización, que por supuesto afecta a operarios, pero también hacen mella a nivel profesional.

El planteamiento es simple y la resolución bastante compleja.

Los cambios van tan rápido que es difícil introducirlos a los planes de estudio y formatos de trabajo universitario y terminan quedando siempre detrás.

Es frecuente escuchar a alguien decir, “no utilizo los conocimientos adquiridos en la escuela”. En descargo, debe aceptarse que la aportación de esa formación fue una metodología de análisis que luego puede incorporar a sus actividades; sin embargo, se requiere más.

Hace unos años, el rector de una importante universidad privada me comentó que estaba abriendo una carrera para un sector inexistente en México, pero debía arriesgarse a hacerlo. Hoy las instituciones educativas habrán de dar un paso mayor, porque el concepto es abstracto. ¿Cómo preparar a los jóvenes para áreas de conocimiento aún no inventadas?

Adicionalmente a los temas básicos para cada disciplina, el reto es que los profesionistas aprendan a reconvertirse rápidamente ante la transformación tecnológica.

No sólo hay que 'enseñarles a pescar', sino a crear sus propios instrumentos e incluso motivarlos a ser disruptivos. Eso exige que además de tener capacidades técnicas, posean madurez para seguir evolucionando después de salir del aula.

En la mayoría de las universidades siguen enseñando cosas que están al alcance de cualquiera que quiera saberlo a través de internet.

El proceso debe dirigirse hacia un acompañamiento al alumno, ayudándolo a despertar la curiosidad y dándole un marco de referencia para aplicarlo.

Mientras las universidades releguen el enfoque innovador, queda en el estudiante tomar la iniciativa para enfrentar un mercado laboral que obliga a trascender lo tradicional.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
Reinvéntate o estás en vía de extinción
Millennial, sí te puedes jubilar a los 60 años
¿Estresado por Trump? Prepárate en cinco pasos y un ingrediente más