Opinión

¿Las tomografías producen cáncer? (I)

Desde que se comenzó a utilizar la tomografía computarizada (TC) hace 40 años, los investigadores se preguntaron si las “imágenes médicas” (medical imaging) podrían incrementar el riesgo de los pacientes a desarrollar cáncer. Los escáners bombardean el cuerpo humano con rayos-X, los cuales pueden dañar el ADN y crear mutaciones que inciten a las células a desarrollar tumores.

Los médicos aseguran que los beneficios superan a los riesgos. Sin embargo, una simple TC escanea el cuerpo humano entre 150 y mil 100 veces la cantidad de radiación de un equipo convencional de rayos-X o la exposición a la radiación del medio ambiente natural y artificial en un año.

Investigadores del Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos estiman que 29 mil casos de cáncer podrían ser atribuidos a los 72 millones de escáners llevados a cabo en Estados Unidos en 2007. Este incremento es equivalente a cerca de 2.0 por ciento del total de 1.7 millones de casos de cáncer diagnosticados cada año en el país.

Un estudio llevado a cabo en 2009 en los centros médicos de la bahía de San Francisco, obtuvo un riesgo elevado: un caso extra de cáncer por cada 400 a 2 mil exámenes rutinarios en el pecho de TC llevadas a cabo.

La confiabilidad en tales predicciones depende de la forma como los científicos midan la relación entre la radiación y el cáncer en personas expuestas a escáners de TC.

Un creciente número de asociaciones médicas de Estados Unidos no esperan a que se terminen las evaluaciones para obtener resultados definitivos y han comenzado a reducir los niveles o dosis de radiación en las aplicaciones.

Dos radiólogos del Hospital General de Massachusetts creen que se pueden reducir las dosis de radiación al menos en un tipo común de escáner de TC, en un 75 por ciento, sin reducir en forma significativa la calidad del proceso.

La otra posibilidad, la óptima, es reducir el número de pruebas superfluas e innecesarias prescritas por algunos médicos, mejorando la supervisión en los departamentos de oncología de los hospitales.

Fuente: Scientific American.

Twitter: @ComMedica08

Correo: comunicacion_medica08@yahoo.com