Opinión

Las seis estrategias de supervivencia de Trump

 
1
 

 

TRUMP

¿La presidencia de Donald Trump está en crisis? ¿O estamos observando una nueva forma de gobernar, por la cual un mandatario promueve crisis a diario para que sus críticos pierdan la capacidad de atacar con enfoque, profundidad y fuerza? Todo ante tuits apoyando grupos (neonazis) o países (Rusia) que han sido enemigos de Estados Unidos. Continuas amenazas a otros países con ataques militares (Corea del Norte y Venezuela) y guerras comerciales (China).

Maltratando aliados políticos (Mitch McConnell, líder republicano en el Senado) y empresarios (ya van cinco empresarios que se retiran de su consejo manufacturero y un representante de sindicato). Y claro, buleando a sus opositores de la izquierda y de la derecha.

Todas, pero todas las crisis que ha vivido Donald Trump hasta el momento son inducidas por el presidente. Aun la crisis de Norcorea y su capacidad nuclear para atacar a Estados Unidos, que no es necesariamente información nueva.

Lo que es nuevo es la forma en que reacciona el presidente Trump, amenazando con "fuego y furia", y utilizando un lenguaje similar al líder Kim Jong-un.

¿Qué está haciendo Donald Trump?

Es difícil entender los objetivos del presidente, porque aunque asegura que su presidencia es un éxito, por el crecimiento en la bolsa, en los empleos y estar manufacturando varias crisis a diario, parecería que está impactando en su capacidad de gobernar e implementar las promesas de campaña.

¿Será entonces que las crisis diarias tienen el objetivo de distraer la atención de otro tema?

Lo interesante es que en los últimos dos meses ha habido importantes avances en la investigación sobre si los rusos trataron de influir en las elecciones de 2016 y si hubo personas del equipo de Trump involucrados.

No sólo ya hay un gran jurado, también se cateó la casa de Paul Manafort, exjefe de campaña de Trump, se dictó una orden judicial para que se entregue documentos financieros al fiscal especial de personas cercanas al presidente.

Hay reportes de que las transacciones empresariales de Trump también serían investigadas.A la luz de todas las crisis, mucho menos atención se ha prestado al avance de estas investigaciones.

¿Creará Trump otras crisis? Parece que sí. Por eso es importante identificar cuáles son las estrategias que usan los mandatarios en las crisis.

Declarar una guerra. De hecho en cuestión de una semana, usando la metáfora de “fuego y furia”, Trump amenazó a Norcorea por amenazar a Estados Unidos. También no descartó el uso de fuerza militar en Venezuela.

Secretarios y asesores de Trump tuvieron que salir a, literalmente, sugerir que no le hagan caso al presidente, ni su tono bélico. Estados Unidos no va a volar a Norcorea ni atacar a Caracas.

Pero tenemos a Trump en crisis, y por lo tanto no nos sorprenda que siga buscando una guerra que le permita justificar tomar medidas aún más autoritarias.

Caja China. En México conocemos esta estrategia de buscar un chivo expiatorio o un tema social tan contundente que mueva la atención pública a la búsqueda de enemigos debajo de las piedras y detrás de las puertas.

Uno podría argumentar que la forma tan grotesca de atacar a los indocumentados tiene como objetivo asustar y promover división en la población.

Divide y conquistarás. Y si no son los indocumentados, son las personas trans que están en las fuerzas armadas, o la comunidad gay, o a los activistas afroamericanos. Pero obviamente mientras más pueda dividir a la población y atacar la unidad del país, promoviendo violencia, esto le ayuda.

Un atentando. No hay más que decir sobre esto. Pero para que un atentado o acto terrorista sea útil a Trump, los autores tendrían que ser musulmanes, mexicanos o negros. Muchos analistas han clasificado el ataque con un auto en contra de personas que protestaban pacíficamente en contra de neonazis en Charlottesville como un acto terrorista. Pero no le dio mucho espacio político a Trump. El autor de este acto de violencia era blanco.

Nombrar asesores con credibilidad y experiencia. Esto le permite a Donald Trump cambio de rumbo. Y cuando empiece a recibir críticas, acusar de incompetente a estos asesores. Ya ha sido atacado el exgeneral HR Mc Master, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. Probablemente el exgeneral John Kelly no tendrá una larga vida como jefe de gabinete del presidente Trump, ya sea que lo despidan o que él decida renunciar.

Comportarse como un loco impredecible. No sabemos si es una estrategia, o si este es el comportamiento normal de Trump. Pero hay que decirlo, ha sido bastante exitoso.

Opine usted: www.anamariasalazar.com

Twitter:
@Amsalazar

También te puede interesar:
¿Gobernar o detener a AMLO?
¡Coup d’État!, o el idiota útil
Quién le dirá al emperador que está desnudo