Opinión

Las reservas internacionales 
apoyan al peso 

1
 

 

dólares

El valor del peso se ha debilitado en relación con el dólar en los últimos meses, al pasar de una cotización de 12.50 a una superior a 15.50, lo cual ha preocupado a distintos sectores, destacando a los importadores y a los deudores que tienen pasivos en divisas norteamericanas.

Otras divisas también se han debilitado con respecto al dólar, como ha sido el euro o el yen japonés, pero ésta situación ha resultado de deliberadas políticas monetarias expansivas que están siguiendo para reactivar sus economías. Tanto el Banco Central de Japón como el de Europa iniciaron programas de emisión de circulante para poder lograr salir de un problema de deflación y lograr tener crecimiento económico.

En contraste, en México el deterioro del tipo de cambio es más el resultado del cambio en los términos de intercambio del sector externo, esto es por la caída en el precio del petróleo, igual que le sucede a Brasil, Argentina y Rusia, con el menor precio de sus materias primas, de los granos y del gas. En ambos casos se tiene un deterioro en el valor de las monedas, pero con una causa diferente.

Ante este entorno, la Comisión de Cambios, compuesta por funcionarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (quien la preside) y de la Junta de Gobierno de Banco de México, anunció el pasado 11 de marzo un mecanismo adicional para darle liquidez al mercado cambiario, consistente en subastar 52 millones de dólares diarios sin precio mínimo. Este esquema estará en vigor hasta el 8 de junio, esto es, un día después de las elecciones federales que habrá para elegir a los nuevos integrantes de la Cámara de Diputados, así como a los diputados locales, a los presidentes municipales y a varios gobernadores.

Este programa es adicional a la subasta diaria de hasta 200 millones de dólares, con un precio mínimo de 1.5 por ciento superior al tipo de cambio fix del día anterior. Este subasta es muy útil cuando hay incrementos sustanciales en el precio del dólar, sin embargo, lo que sucede es que los participantes en el mercado ya saben que cuando el precio suba este porcentaje, entrarán al mercado hasta los 200 millones adicionales, lo que hará bajar la cotización en el mercado. Como consecuencia, se detiene la compra de dólares conforme el precio se acerca a este nivel, sin que se incremente la cantidad de dólares disponibles en el mercado. Con la nueva subasta diaria aumenta la liquidez del mercado sin que tenga que deteriorarse el tipo de cambio, esto es, hay un incremento en la oferta de dólares.

Hay que enfatizar que la oferta diaria de 52 millones de dólares es muy poco frente al monto de las reservas internacionales con que cuenta el Banco de México de 194 mil 938 millones de dólares registradas hace una semana y que representarán importantes utilidades para el Banco Central porque fueron adquiridas a un precio muy inferior, esto es, no hay un subsidio para el mercado.

Esta subasta diaria de dólares le otorgará más liquidez al mercado de cambios, pero en el mediano plazo no impedirá los ajustes en el precio del dólar por su bajo monto. Sin embargo, permitirá hacerlos de una manera más ordenada y paulatina.

El precio más elevado del dólar es un incentivo para los exportadores, pero un costo adicional para los importadores de mercancías. En la medida en que se permita a los mercados hacer los ajustes correspondientes, se tendrá una reactivación de las empresas que puedan exportar más, así como a las que puedan sustituir los productos que se importan.

Hay que estar conscientes de que el deterioro en el tipo de cambio presionará a la inflación, además de que habrá un costo adicional para las empresas endeudadas en dólares.

* El autor es economista.

También te puede interesar:
¿Qué pasa con el tipo de cambio?
La corrupción, un freno al desarrollo
¿Crece la economía lo suficiente?