Opinión

Las Pymes en la “ley del soplón”


 
Le anticipo que la lectura es de un tema que le va a poner los cabellos de punta y a los calvos le alterará los nervios, pero es necesario que del asunto se entere antes de que le llegue una multa por presentar de manera tardía o no presentar descaradamente la información que el ordenamiento administrativo le obliga.
 
 
El próximo 31 de octubre tiene usted la obligación, como Pyme o persona física con actividad empresarial, de reportarle al SAT todas aquellas operaciones que, durante el mes de septiembre, haya realizado con clientes en las que esté involucrado dinero. No se asuste más de la cuenta. Hay rangos de las operaciones a reportar.
 
 
Si no la presenta en la oportunidad  (o sea lo hace fuera de tiempo) pudiera usted ser sujeto de una multa que alcanzaría hasta una cantidad cercana a los 103 mil pesos (números gruesos). ¡¡Ahh!! Pero si descaradamente omite la información que tiene la OBLIGACIÓN DE PRESENTAR  la multa pudiera ser hasta de 4 millones de pesos (de 10 mil hasta los 65 mil días de salario mínimo vigente)
 
 
Esto le obliga a la lectura del resto de la columna, supongo e incluso sugiero.
 
 
En el mes de octubre del 2012 fue publicada en el Diario Oficial de la Federación la LEY para la PREVENCIÓN e IDENTIFICACIÓN de operaciones con recursos de procedencia ilícita.
 
 
Para que el sector económico nacional se preparare para su entrada en vigor, la autoridad concedió un plazo de nueve meses, por lo que entró en vigor el 17 de julio del presente año, y el primer mes sujeto a las disposiciones de la ley será septiembre de este año.
 
 
Lo que intenta la autoridad con esta ley, que ya se conoce como la “Ley del Soplón”, es poner un “hasta aquí” severo y contundente a las actividades económicas que se soportan con dinero que pudiera ser originado por actividades ilícitas o bien, de la economía informal.
 
 
En síntesis, usted tendrá que reportarle a la autoridad hacendaria mediante un reporte electrónico sencillo si usted realizó operaciones comerciales o económicas en 15 actividades económicas vulnerables por montos que superan los umbrales de cada categoría.
 
 
Tendrá que avisarle a la autoridad que, por ejemplo, vendió un auto a fulanito de tal en una operación que importó tantos miles o millones de pesos. Tendrá que dar, por supuesto, datos del comprador.
 
 
Esta  ley en específico no investigará. Eso corresponderá a otra unidad especializada dentro del SAT. Esta Ley sólo proporciona la información que otras instancias pudieran  investigar.
 
 
Pero si no reporta, además de la sanción a la que se hará acreedor, pudiera eventualmente considerarse que usted ENCUBRIÓ la operación en beneficio de su cliente, y eso lo podría convertir en COMPLICE de una actividad que permitió el “lavado de dinero”. Y ahí el asunto deberá quitarle descaradamente el sueño.
 
 
Y, como en este país “hasta el más chimuelo masca rieles” le digo que con esta Ley y sus posteriores consecuencias, usted recordará aquello de que “no te la vas a acabar”.
 
 
Son quince actividades vulnerables. Todas ellas tienen un umbral mínimo que reportar. De las más importantes le menciono las siguientes: 1) Casinos, 2) tarjetas de servicio de crédito, monederos o tarjetas electrónicas o prepagadas. 3) Préstamos a empresas o particulares (mayores a 103 mil pesos –números redondos) en una sola exhibición, o cantidad acumulada en un período de seis meses. 4) Construcción e inmuebles de quien construye o vende. 5) Joyas, relojes u obras de arte. 6) Venta de Vehículos de tierra, mar o aire. 7) Recepción de donativos a asociaciones civiles, sindicatos, partidos políticos, empresas u organizaciones sin fines de lucro. 8) Arrendadores 9) Fedetarios, notarios y agentes aduanales 10) Blindadores de vehículos o inmuebles 11) Servicios profesionales de Traslado de valores. Estas son las más relevantes a juicio del columnista.
 
 
La ley obliga a todos; extranjeros establecidos en México de manera permanente, legisladores, funcionarios públicos o diplomáticos.
 
 
Usted tendrá que agregar a sus responsabilidades hacendarias este informe electrónico que diga a quien le vendió. Tiene que dar la información de SU CLIENTE.
 
 
La única excepción es en la operación de préstamo donde quien reporta no es quien recibe el préstamo sino quien lo concede.
 
 
Recuerde que no se trata de que una tienda de abarrotes reporte que un vecino le compró un gansito y una cajetilla de cigarros. Se trata de reportar a los clientes dentro de las 15 categorías referidas y en la mayor parte de los casos mencionadas, en específico cuando las operaciones excedan un monto determinado.
 
 
Esto es independiente a un hecho: la existencia de restricciones en uso de efectivo. No puede usted recibir efectivo en operaciones que excedan determinado monto.
 
 
Por ejemplo: en construcción y venta de inmuebles el monto máximo es de 519 mil pesos. Si fuera el caso una operación de 550 mil pesos el dinero tiene que pasar obligadamente por el sistema financiero.
 
 
Operan también limitaciones de uso de efectivo en Joyas, relojes y obras de arte (207 mil pesos), blindajes, cobro de rentas y acciones y partes sociales. Desde luego en el pago de autos, nuevos o usados.
 
 
Leyes similares operan en Colombia, Estados Unidos y en naciones con fuerte presencia de actividades delictivas como el narcotráfico o tráfico de seres humanos, secuestros y otras calamidades.
 
 
Y bueno. El asunto no está para desayunar y terminar con buena cara pero pues la situación está como está porque no está de otra manera.
 
 
DE TIN MARÍN
 
 
JOCKEY CLUB del hipódromo de las Américas: hoy a las 7 de la noche se presenta libro 50 TIPS PARA VENDEDORES ACCIDENTALES de Enrique Gómez Gordillo. Mezclilla no se acepta, saco requerido. La corbata se puede quedar en casa.
 
 
direccion@universopyme.com.mx