Opinión

Las nuevas licitaciones del aeropuerto

 
1
 

 

De Jefes.

Seguro que usted lo escuchó a menudo. El año que está por terminar ha sido, sin duda, el más activo en subastas de infraestructura aeroportuaria en la historia de México.

Como parte del desarrollo del Nuevo Aeroportuario Internacional de la Ciudad de México, cuyo proyecto dirige Federico Patiño, en 2016 se licitaron obras con requerimientos de inversión por 120 mil millones de pesos, alrededor de 60 por ciento del total que necesitará el inmueble que iniciará operaciones en 2020.

Entre los proyectos más relevantes sometidos a concurso público estuvieron: la subestación eléctrica, las pistas 2 y 3, la losa de cimentación, la supervisión del edificio terminal, así como la nivelación y limpieza de dicho edificio.

Conforme al calendario del Grupo Aeroportuario de la Ciudad México (GACM), nos dicen que para 2017 se someterán a concurso otros 15 proyectos grandes, que necesitarán entre 40 y 50 mil millones de pesos de inversión.

Le mencionados algunos de ellos: el centro de transporte terrestre, la pista 6 y calles de rodaje, la estación del Metro, edificios de mantenimiento, entronques viales (autopista Peñón-Texcoco), además del alcantarillado y drenaje sanitario.

Del fondeo, el equipo de Patiño no se preocupa, pues tienen aseguradas líneas de crédito por siete mil millones de dólares. Sí, en la divisa ‘verde’.

No necesitarán recurso alguno del erario, por lo menos hasta 2018.

Actualmente los ingresos del grupo que opera el AICM superan en alrededor de 160 por ciento sus gastos, cuando hace tres años las dos variables eran similares. Finanzas sanas, parece.

PIERDEN ‘FIBRA’
No sólo el automotriz. Otro de los sectores con perspectivas menos optimistas por la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos es el inmobiliario, particularmente las Fibras industriales y comerciales.

Aunque sus propiedades mantienen niveles de ocupación superiores al 90 por ciento y con rentas que suben por arriba de la inflación, la visión de los expertos se ha deteriorado.

Las Fibras podrían ser afectadas por un menor consumo y mayor inflación, tasas de interés más altas, y ante la incertidumbre sobre el TLCAN.

Esto último puede afectar la demanda de espacios de oficinas por la salida de empresas del país o la menor llegada de ejecutivos de negocios en México.

En Santander esperan que los títulos de Fibra Uno, que dirige André El-Mann, finalicen el próximo año en 38 pesos, 24 por ciento debajo de su previsión inicial. Pierde ‘fibra’, pues.

DESAFÍA A TRUMP
Acá hay luz. Lakeland Industries no quiere ser parte de la política proteccionista de Donald Trump, que pretende evitar que las empresas estadounidenses trasladen plantas o líneas de producción a otros países.

La firma que hace ropa y equipo de seguridad decidió mover parte de su producción a la frontera con México e incluso a China. Christopher Ryan, CEO del grupo, dijo que su capacidad para elaborar productos es reforzada por un nuevo programa piloto en India y sus planes en México.

En conferencia con analistas, el ejecutivo dijo que cuentan con planes para crecer más en países como México, lo que les permitirá expandir su participación en el mercado internacional.

Compite con jugadores como Dupont, también fabrica ropa desechable de protección, de lucha contra incendios y prendas térmica de resguardo, entre otras. Sus clientes son empresas industriales y los gobiernos de 40 países extranjeros, incluidos los de Brasil, China y Estados Unidos. Pura globalización.

También te puede interesar:
La planta de Heineken que ‘burbujea’ en Chihuahua
¿Bancos en descuento?
Crece cautela sobre Televisa