Opinión

Las mentiras de Rodrigo

1
    

      

Módulo especial Guillermo Padrés y Rodrigo Medina. (Especial)

MONTERREY.– Apresurado, en un madruguete que rompió los tiempos del destape para la candidatura al gobierno de Nuevo León, el gobernador Rodrigo Medina pidió una reunión urgente con el presidente Enrique Peña Nieto 48 horas antes de realizarse el ritual. Medina le dijo que la victoria sólo la podría dar Ivonne Álvarez. Era la mejor evaluada entre los priistas por el electorado, alegó, y podría lograr que los grupos de poder en el estado la respaldaran.

Álvarez perdió dos a uno frente a Jaime Rodríguez, El Bronco, en la derrota más humillante que ha tenido el PRI en su historia. Medina había engañado al presidente. Pero no era la primera vez. Llevaba años haciéndolo.

Álvarez perdió la gubernatura años antes de las elecciones. No por ella, sino por Medina, que mintió al presidente sobre el respaldo de la élite empresarial regia, representada por el Grupo de los 10. La realidad es que iban para seis años de campaña en su contra, donde sólo Lorenzo Zambrano, el capitán de Cemex, hasta su muerte en 2014, lo apoyaba. El repudio contra él se convirtió en un tema de lucha de poder cuando Álvarez salió candidata.

Los empresarios se quejaron. “¿Por qué nos desprecia al presidente”, dijo uno de ellos, como vocero del Grupo de los 10. “¿Qué le hemos hecho para que nos la envíe?”.

Álvarez era propuesta de Medina, Emilio Gamboa, la familia González, propietaria del Grupo Milenio, y de priistas vinculados a la CTM –enemigos históricos de la elite empresarial–, y a Humberto Medina Ainslie, el padre del gobernador, que a la par del ascenso al poder de su hijo construyó un imperio inmobiliario a través de oscuras operaciones. Ella era la continuidad de Medina y su padrino, el exgobernador Natividad González Parás, rechazado también por los empresarios porque los traicionó en la anterior sucesión y los engañó al ofrecer que su sucesor sería Fernando Elizondo, exgobernador interino y exsecretario de Estado, su viejo socio en el despacho de abogados que fundaron sus padres. El conflicto de la élite empresarial con Medina ha emergido después de la derrota de Álvarez como una señal que la elección no concluyó el ajuste de cuentas con el gobernador.

La historia comienza desde el inicio de su sexenio en octubre de 2009. Un grupo de regiomontanos poderosos, Dionisio Garza Medina, en ese entonces número dos de Alfa; Alejandro Junco, propietario del Grupo Reforma, y el exgobernador y exsecretario de Estado, Fernando Canales Clariond, organizaron el descarrilamiento.

Lo sabía el gobernador Medina, quien deslizó en octubre de 2010, después de su primer informe de gobierno, que había una campaña en su contra. Pero lo generalizó y dijo que había una estrategia nacional para desestabilizar a gobiernos priistas, de cara a la sucesión presidencial. No era contra todos; era contra él. Meses antes, Medina había recibido un informe secreto en donde aparecía el árbol genealógico de la conspiración. Incluía a los jefes de las poderosas Cámaras de la Industria de la Transformación, de la Coparmex, de la Cámara de Comercio, del Consejo Cívico de Instituciones de Nuevo León, y Vertebra, una asociación civil.

Tenían aliados dentro de su gobierno, como Javier Treviño, secretario general de Gobierno; Carlos Jáuregui, secretario de Seguridad Pública, y Alejandra Rangel, esposa de Eugenio Clariond, uno de los capitanes de la industria regia, presidenta ejecutiva del Consejo Estatal de Desarrollo Social. Medina sacó a Treviño del gobierno y le pidió a Zambrano que no lo recibiera en Cemex, donde era su asesor; a Rangel, la cesó tan abruptamente que no se lo perdonaron en el G-10.

Las tensiones con la élite regia se fueron acentuando por la obligación de tener que tocar la puerta de Medina Ainslie y negociar comisiones en la obra pública. Cada vez que lo comentaban con Zambrano, éste lo protegía. Incluso, aun en medio de su crisis financiera, hizo la Ecovía –un sistema de transporte popular–, donde subcontrató al Grupo Allende, cuyo jefe político era, precisamente, el padre del gobernador.

La molestia contra Zambrano creció al grado que del G-10 filtraron a medios que Cemex estaba en problemas fiscales. Esta pugna se mantuvo al margen del presidente y cuando se planteó la candidatura de Álvarez no le informaron del rechazo insuperable a Medina y su candidata.

El senador Gamboa cenó con varios miembros del G-10 y el reporte que dio en México es que la apoyarían. Era falso. Durante la campaña se desató la difusión masiva de los actos de corrupción de la familia Medina, que aceleraron el descrédito de Álvarez y la disposición por apoyar a Rodríguez.

Unas tres semanas antes de la elección, un grupo de empresarios regios le pidió a Peña Nieto que no se metiera en la elección y que apoyara a El Bronco. Dos semanas antes de la votación. Medina no creía que las acusaciones en su contra impactaran la elección y al mediodía del 7 de junio su equipo aseguraba que Álvarez aventajaba a El Bronco por dos puntos. Más mentiras.

En la secuela, ella se reconstruirá políticamente pero Medina, es otra cosa. Se ve imposible que restablezca su carrera política. Se ve improbable que su familia salte los problemas judiciales en México y Estados Unidos. Se ve posible que los Medina terminen en la cárcel –algo que nunca dijo a nadie, porque nunca lo creyó.

Twitter: @rivapa

También te puede interesar:
La crisis de las encuestas
Madruguetes presidenciales
La suerte de Rodrigo