Opinión

Medidas de ajuste
y reunión de Álamos Alliance

 
1
 

 

Banxico

El gobierno anunció la semana pasada un paquete de medidas para enfrentar el adverso entorno internacional que afecta ya a nuestra economía por diversos canales. Las mismas contienen un recorte al gasto público en el presente año y la instauración de controles adicionales al gasto administrativo del gobierno federal, un incremento en la tasa de interés de referencia del Banco de México por 50 puntos base y la suspensión de los mecanismos de venta de dólares, quedando vigentes sólo las ventas extraordinarias.

El objetivo de estas medidas es mantener la estabilidad económica del país, a las cuales los mercados financieros reaccionaron de manera muy positiva, resaltando el fortalecimiento del peso en más de 5.0 por ciento en el curso de la semana, así como un ligero incremento en la bolsa de valores.

Sin embargo, para la gran mayoría de las personas en el país la actual volatilidad de los distintos mercados lo consideran un tema local y están más preocupadas con el impacto que pueda tener en su vida diaria, como sería el incremento en los precios de los bienes y servicios que adquieren de manera cotidiana, así como el pago de sus deudas y la posibilidad de mantener o conseguir un empleo. Esto es, a la gente le preocupa cómo la situación económica le va a afectar su nivel de vida.

Para poder enfocar en su verdadera dimensión las medidas anunciadas la semana pasada es muy útil poder compararlas con las que están tomando otros países en la actualidad ante el mismo problema, o las que distintas naciones tomaron en los años pasados en un entorno parecido al actual. Esto nos permite ver qué tan eficaces pueden ser las mismas.

El hecho de que participé en el evento de Álamos Alliance, en la extraordinaria población del mismo nombre de Sonora, los días pasados me permite tener una visión más amplia de las actuales medidas. En este lugar se reúne un pequeño pero brillante grupo de economistas de distintos países del mundo, para discutir sobre la situación económica actual, lo que permite poner en su dimensión las distintas medidas que se toman para enfrentar el ajuste global. Este grupo que han logrado reunir Roberto Salinas León y Jerry Jordan ex de la Fed entre otros, incluye a exdirectores de bancos centrales y de ministerios de Finanzas, empresarios y académicos, así como funcionarios de organismos multilaterales que comparten experiencias y resultados de decisiones que tomaron en su momento cada uno.

Muy relevante fueron los comentarios en las juntas formales, así como en las comidas y cenas, de las distintas medidas usadas en momentos de crisis internas o de ajustes por shocks externos, como fueron caídas en el precio de las materias primas o fugas de capitales o incluso golpes de Estado. Se compararon ajustes paulatinos o drásticos del gasto público, tipo de cambio fijo o variable, incrementos de tasas de interés u otras medidas más. No se dan recomendaciones, sino sólo se comparten experiencias. Casos preocupantes en la actualidad es la situación de Brasil y de Venezuela.

Una conclusión a la que llegué fue que cada caso es diferente y que no basta que las distintas medidas para enfrentar los shocks externos (como es el caso actual) sean técnicamente correctas para que sean exitosas, sino que además deben tener la confianza y el apoyo de la población. Sin esta última su costo tiende a ser muy alto y su impacto positivo es menor. Esta lección sigue siendo válida en el momento actual para nuestro país. Una palabra clave que se repitió a lo largo de las sesiones fue: confianza.

Correo: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
¿Qué pasará ahora con la economía mexicana?
Sigue devaluándose el peso mexicano
Efectos del cambio en los flujos globales de capitales