Opinión

Las leyes de transparencia: democracia real

 
1
 

 

Sesión del Senado del 28 de abril (Cuartoscuro)

El 5 de mayo es una fecha gloriosa para México. El triunfo de la Batalla de Puebla (de los zacapoaxtlas) en 1862 al vencer al famoso y fuerte ejército francés de Napoleón, denotó el heroísmo de los mexicanos y la fuerza de su voluntad al enfrentarse con serias desventajas por defender a su Patria, nuestra Patria.

Este 5 de mayo de 2016 denota otro gran acto de voluntad de los mexicanos al dar inicio una nueva era en la vida política y particularmente en la democracia real de México al abrir la era de la transparencia en todo el sector público y en aquellos sectores privados que de una u otra forma reciban y/o ejerzan recursos públicos o bien realicen actos de autoridad.

El significado es de magna relevancia pues se trata de combatir la incertidumbre y la sospecha y desterrar el uso indebido de los recursos públicos y el propio autoritarismo. A partir de hoy, la hesitación que provoca desconfianza debe disminuir en virtud de que se transparentará todo acto público, incluido el uso y destino de los recursos públicos. Reconocemos que una sociedad finamente organizada alimenta la solidaridad y el interés por conservar la paz pública y que junto con las autoridades de todo nivel, ambas, marcan las vías y fortalecen los medios para progresar socio económicamente de la mano de una política participativa y por ende más justa.

Este panorama se fomenta por la transparencia que se ha legislado a través de un conjunto de leyes, la General de Transparencia, la Federal de Transparencia, las estatales de transparencia (algunas ya promulgadas, otras en vías de ello) y que pronto se complementarán con la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados y la Ley General de Archivos; un Sistema Nacional de Transparencia, conjunto fundamental que dará sostén a las normas en contra de la corrupción que igualmente están por legislarse.

Este proceso que se inició con la reforma al artículo 6 constitucional el 7 de febrero de 2014 se ha distinguido por la celeridad con que ha actuado el Poder Legislativo (con origen en la H. Cámara de Senadores) y por su apertura con la sociedad civil y entes interesados. Nuestro reconocimiento a la entrega en el cumplimiento de tan delicada misión como es la de legislar y en lo particular a las Comisiones que arduamente trabajaron y valoraron escuchar a académicos, funcionarios y sociedad civil organizada.

A partir de este 6 de mayo, en México podrá decirse, emulando a Carlos Fuentes, que se marca un antes y un después en la rendición de cuentas en lo que será la región más transparente.

La autora es comisionada del INAI.