Opinión

Las lecciones que nos deja El Chapo Guzmán

 
1
 

 

Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán

Destructor de vidas y haciendas a través del imperio que construyó El Chapo, al convertirse en el traficante de drogas más poderoso del mundo, inclusive más poderoso, según se dice, de quien en su momento fue el capo de capos, el colombiano Pablo Escobar. Cocaína, heroína, metanfetamina, marihuana, son, entre otros, los productos que coloca en los mercados mexicano y norteamericano, principalmente, pero ya llegó también a Europa, Asia e, incluso, Africa. Mercados, según lo señala este singular personaje, cada día más atractivos y crecientes.

El Chapo, capaz de matar a quien se le enfrenta y, al mismo tiempo, hacer el papel de Robin Hood, apoyando con comida, dinero, medicinas, y otros productos a los pobres de Badiraguato y sus alrededores, en Sinaloa, de donde él es originario. Pero la diferencia es que este apoyo lo otorgaba para formar una red de protección social.

El Chapo, cabeza del Cártel de Sinaloa, operando como un eficiente empresario que trafica con productos que lesionan de por vida el sistema nervioso de quien los consume, pero que hace multimillonario a su eficiente distribuidor y le permite corromper a políticos, a empresarios, a miembros del ejército, y a otros “distinguidos” representantes de nuestra sociedad. La corrupción y El Chapo, son uno. Su poder es inaudito. Se habla también de narco-limosnas.

Su ego lo traicionó y fue la causa, muy probablemente, de su captura. Poco antes de que esto ocurriera se entrevistó con el artista norteamericano, Sean Penn, quien publicó su entrevista en la revista Rolling Stone y de cuyo contenido hemos tomado información básica para este artículo. Digno de mención es el papel que jugó la artista México-norteamericana Kate del Castillo (¿recuerdan la serie televisiva La Reina del Sur, en la cual ella es la protagonista?) quien, según relata el propio Sean Penn, llevaba una estrecha y especial relación con El Chapo y que fue también quien lo llevó a la guarida de este singular personaje en las alturas de un monte.

El Chapo Guzmán quiso relatar su vida y hazañas a través de una película, contando para ello con la colaboración de Kate del Castillo. El ego, su ego, fue un factor fundamental para la captura de este narcotraficante.

¿Cómo pudo fugarse este singular personaje, por segunda ocasión, de un reclusorio de alta seguridad? Es muy probable la combinación de una amplia red de corrupción en los niveles bajos, medios y altos del penal en el que estaba recluido, con la audacia e indudable talento del preso en cuestión, quien mandó construir un túnel de 1 km de extensión que desembocaba en su celda mediante un prodigio de tecnología aprendida por sus secuaces en Alemania, a donde los envió a recibir la especializada capacitación.

¿Y sus custodios no se dieron cuenta? ¿No escucharon el ruido que necesariamente provocaba la construcción del túnel? ¿Por qué no reaccionaron oportunamente al sonido de las alarmas que tardíamente detectaron su fuga?

Corrupción, corrupción y más corrupción. Nosotros, los ciudadanos, tenemos derecho a pedir a las autoridades –a exigir- que nos informen sobre todos los involucrados en este lamentable caso y el castigo que se les va a aplicar por su traición a la sociedad ¡Basta de corruptelas! Como diría Javier Sicilia, “estamos hasta la madre” de funcionarios que utilizan su puesto y su poder para su propio enriquecimiento. Queremos que brille ahora la justicia que con tanta frecuencia está ausente en los gravísimos hechos que ocurren en nuestro país. No compraremos las palabras del Señor Presidente “misión cumplida” hasta que no veamos tras las rejas a bajos y altos funcionarios que han sido parte de este escándalo que ha dañado el prestigio de México a nivel mundial.

Sirva el caso de El Chapo como algo paradigmático que nos obliga a analizar, juzgar y ACTUAR. Los mexicanos no merecemos vivir en las aguas asquerosas de la corrupción. Saquemos cosas buenas de lo malo y el caso de El Chapo se presta a ello ¿Qué nos ofrecen nuestros dirigentes? ¿Una ley anti corrupción? Es un avance, pero no es suficiente. Queremos hechos y no palabras, tampoco leyes que no se cumplan.

Mañana será otro día

Pd: ¿Qué nos dicen nuestras autoridades emanadas del PRI sobre la captura en España de Humberto Moreira, ex presidente de este partido? ¿Será un caso más en donde los pillos quedan atrapados en el extranjero mientras viven a cuerpo de rey en nuestro país?

Presidente de Sociedad en Movimiento.

También te puede interesar:

Morelos en el ojo del huracán

The New York Times opina

¿Año nuevo, vida nueva?