Opinión

Las lecciones de Panamá

PANAMÁ.- ¿Qué país de América Latina ha crecido en los últimos 14 años a una tasa promedio anual de 6.8 por ciento en términos reales?

No, claro que no es México. Tampoco es Brasil. Vaya, ni siquiera Perú ni tampoco Colombia.

Se trata de una pequeña nación de poco menos de 4 millones de habitantes que le ha sacado ventaja a su posición estratégica en la geografía: Panamá.

De hecho si tomamos el periodo de 2009 al estimado de 2014, desde la crisis hasta el estimado de este año, el ritmo medio de crecimiento es de 8.3 por ciento. Sólo como referencia, para ese lapso, China habrá crecido a una tasa media de 8.1 por ciento o la India a 5.6 por ciento.

Va otro dato, para este año se estima que el PIB per cápita llegará a 11 mil 925 dólares, 70 por ciento más que en 2009, con un crecimiento medio de 10.6 por ciento por año.

Otra vez como referencia, el PIB per cápita de México llegará este año a 11 mil 687 dólares. Es decir, por primera vez Panamá se colocará antes que nuestro país en esta medición. Y, de acuerdo a los pronósticos del FMI, para el 2018, los panameños tendrán un ingreso medio superior en 17 por ciento al de México.

Desde luego que lo que explica el crecimiento de este pequeño país es el Canal y lo que representa.

Imagine por un momento que Panamá no tuviera el Canal que aprovechó la situación geográfica, hoy sería una economía con carencias y niveles de atraso mucho mayores.

Obviamente, la situación colonial que mantuvo la zona del Canal por muchos años fue un grave problema para Panamá, pero hoy es fuente de crecimiento.

Panamá deja tres lecciones que México debe aprovechar.

1- Los recursos naturales son para aprovecharlos. Imagine si el resultado del Tratado Torrijos-Carter que le devolvió la soberanía del Canal a Panamá en este siglo, hubiera sido ¡cerrarlo!, Panamá sería un desastre ahora. Regular y negociar las condiciones del uso con los que contamos es esencial, pero aprovecharlos lo es más.

2- Debemos sacar jugo a las tendencias de la economía mundial. Si Panamá no le sacara provecho al comercio interoceánico, otra sería la historia. Panamá lo hace y ha logrado el resultado que le describí antes.

3- Debe haber consensos básicos. Este año hay elecciones en Panamá y al margen de quién resulté ganador, no hay riesgo de que las tendencias cambien. La orientación general de la estrategia económica es independiente del resultado electoral.

En la agenda del evento que hoy comienza, hay dos grandes ejes. El primero es cómo va a lograr América Latina la sustentabilidad del crecimiento en un contexto de reducción del ritmo de la demanda de materias primas. Este problema lo tienen casi todos los países de la región. Afortunadamente México no.

El segundo sí nos involucra. Se trata de cómo conseguir un crecimiento que sea incluyente. No basta con crecer más, sino que se requiere que los beneficios del crecimiento lleguen a más. Y, en ese caso no hay respuestas concluyentes.

Ojalá podamos aprender de las lecciones que en el Foro Económico Mundial habrán de compartirse en los próximos días.

Twitter: @E_Q_