Opinión

Las guerras de Trump

 
1
 

 

Trump (Bloomberg)

“La guerra es la simple continuación de la política con otros medios”: Karl Von Clausewitz.

¿Hasta qué punto pueden identificarse las verdaderas intenciones del nuevo presidente de los Estados Unidos y cuáles son sus límites?

La iracunda y soberbia actitud del magnate norteamericano viene rompiendo todos los moldes tradicionales de comportamiento de sus antecesores, por más halcones que hayan sido. A su retórica incendiaria y amenazante se han ofrecido interpretaciones diversas, tanto psicológicas, políticas o de experiencia, sin ubicar bien a bien el origen de sus motivaciones e intencionalidad.

No se comprende su sentimiento antimexicano que le llevó desde su campaña a elegir a este país como su punching bag. ¿Simple pragmatismo para despertar el sentimiento nacional y acopiar seguidores o real resentimiento con el vecino?

La incertidumbre generada desde su triunfo se va tornando en certeza. Es evidente su convicción de cumplir sus amenazas. No va a construir un muro, el muro ya está ahí y se fortalecerá durante su gestión.

Las guerras de Trump ya han comenzado y no sólo con México. El efecto es interno y global, por el momento, en lo político, comercial, diplomático, financiero y social. Su intensidad dependerá de la capacidad para atender los variados frentes de batalla que está abriendo simultáneamente. Su evolución y desenlace, en virtud de la arrogancia del nuevo inquilino de la Casa Blanca y el enorme poder que concentra, son de pronóstico reservado.

No es ocioso recordar las enseñanzas de Clausewitz:

“Cuanto más importante y de mayor entidad sean los motivos de la guerra, cuanto más afectan los intereses vitales de los pueblos, cuanto mayor sea la tensión que precede a la guerra, tanto más se aproximará a su forma abstracta, con mayor empeño se tratará de derribar al adversario…”

Las armas son tontas en manos de peligrosos.

Para efectos prácticos, ¿cuál es el rival más débil?

Correo: grhhuizar@gmail.com

También te puede interesar:
Gasolina y fuego
2017, incertidumbre y complejidad
En bayonetas