Opinión

Las empresas emergentes


1


La Monumental Vicente Segura en Pachuca

Se termina un año que ha sido complejo en la fiesta de los toros. Los ataques hacia la tauromaquia a nivel mundial están siendo agudos, bien organizados y fondeados con grandes cantidades de dinero de muy dudosa procedencia. Los políticos de medio pelo que carecen de iniciativas que realmente hagan valer su sueldo y que vean a favor de una sociedad cansada de los abusos de poder, del saqueo de recursos que deberían de invertirse en mejorar las condiciones de vida de todos los mexicanos, siguen colgándose de la moda de ser antitaurino, de sentirse modernos cuando la ética más elemental de un servidor público la desconocen.

Dentro de todo este caos, algo bueno ha surgido: la unión del sector pensante de la fiesta de los toros; porque aunque usted no lo crea, hay todavía gente en el medio taurino que prefiere que desaparezcan espacios en los medios de comunicación porque les molestan, esos seres tengo el presentimiento que tienen los días contados en el mundo del toro, con su mentalidad egocéntrica basada en una total inseguridad de sus personas y valores, no tienen ya cabida en este medio, que si no evoluciona hacia el nuevo aficionado y los nuevos tiempos, simplemente va a desaparecer por la falta de capacidad de ofrecer lo que el público quiere ver.

Hay luz al final del túnel. Los empresarios inteligentes y capaces aprovechan las crisis para evolucionar y sacar ventaja a su competencia, adaptándose a los tiempos. Con gusto vemos plazas de provincia que estaban muertas, que hoy registran grandes entradas, esto se debe al trabajo modernizado con técnicas de mercadotecnia actuales, con visión y conocimiento del medio taurino, con buen trabajo en el campo bravo y con taurinismo. La evolución viene en distintos frentes, Espectáculos Taurinos (de Don Alberto Bailleres) es la empresa taurina más importante de este país y no se durmió en sus laureles, renovó parte de su equipo humano y en interesante sinergia de experiencia e innovación está viendo resultados positivos en sus distintas plazas; Casa Toreros ha sido sin duda la más vanguardista en cuestión de mercadotecnia, su primer gran paso fue apoderar, a finales de 2010, a Joselito Adame, apostar fuerte por él antes de sus grandes tardes en Madrid y de sus arrolladoras actuaciones en La México, por lo que hoy en día todos son “joselitistas”, incluso los que en su momento le dieron la espalda, hoy lo invitan y presumen su amistad. Así es el toro. Además del apoderamiento, en Casa Toreros fueron muy agresivos en manejar plazas que iban de mano en mano echando a la gente fuera, con malas producciones; hoy en día se puede decir que son garantía, su trabajo e inversión en medios, y su diversidad de oferta los ha llevado a ser una empresa triunfadora que no se cansó ni asustó de invertir en años de pérdidas que hoy son utilidades con gran proyección a futuro.

TauroArte aparece en el medio a finales de este año con un ambicioso proyecto taurino; con estructura y un plan de trabajo bien organizado ha logrado grandes éxitos taquilleros y artísticos en plazas que no veían colmados sus tendidos desde hace mucho tiempo.

Pasión Ganadera en Pachuca se ha consolidado en la Monumental Vicente Segura y 2016 debe ser la feria definitiva para el resurgir de esta importante plaza.

Zacatecas Tierra de Toros ha sido una empresa que con amor a su tierra y su campo ha levantado su feria de forma paulatina, con paso seguro y dando una imagen de seriedad que la Monumental de Cantera Rosa pedía a gritos. La continuidad de las empresas es fundamental para implementar planes de trabajo y estrategias adecuadas a sus mercados.

Los inmuebles también empiezan a evolucionar. Los Coliseos, Torreón, Yucatán y próximamente Puebla, deben ser el futuro de las plazas de toros, modernas, llenas de comodidades, sin perder la esencia del espectáculo. Existe ya un proyecto para que León cuente con un centro de espectáculos a la altura de la ciudad y de su gente, este proyecto es del arquitecto Javier Sordo (ganadero de Xajay) y es propiedad de Espectáculos Taurinos, sólo falta que los políticos de la localidad entiendan la importancia cultural y la derrama económica que este recinto generará, valoren los beneficios sociales y no su imagen, esa deben limpiarla con trabajo, generando inversión y empleos.

Por todo esto, pienso que hay luz al final del túnel. La Plaza México está sufriendo una lenta y dolorosa transformación; la sangre nueva nos abre la ilusión de que se trabajará en pro de la fiesta y a favor del aficionado; son ya muchos años de divorcio entre la empresa y el público, al que cada tarde le interesa menos asistir a sus deteriorados tendidos. La plaza que era punta de lanza se está quedando atrás. Es urgente trabajar y cambiar este sentimiento casi generalizado del aficionado, hay capacidad y juventud, es hora de renovarse o morir; la afición está ahí, hay que enamorarla de nuevo, no es difícil, pero hay que hacerlo ya. Se puede ver el vaso medio vacío o medio lleno. Si amamos esta cultura y al toro, trabajemos por ellos, hagamos las cosas bien.

La tauromaquia es única, no hay otro espectáculo que brinde las emociones que una corrida de toros es capaz de hacer sentir al público, simplemente no lo hay.

Se termina el año y sólo me queda agradecer a EL FINANCIERO el espacio destinado a la tauromaquia, a usted amable lector sus lecturas, y desear que el nuevo año esté lleno de salud y trabajo para este país que tanto queremos. Muy feliz 2016.

Twitter: @rafaelcue

También te puede interesar:
La vida y la muerte
Renovarse o morir
70 años de 'Manolete'