Opinión

Las casas conectadas

Édgar Núñez*

Imagínese llegar a su casa y que, dependiendo de cómo haya sido su día, el entorno (temperatura, música e iluminación) cambiara inmediatamente para lograr que su presión arterial se estabilizara. Suena increíble, pero puede que no sea algo lejano.

El “Internet de las cosas” (“Internet of Things” o IoT) está haciendo posible que estas facilidades sean cada vez más reales. Con el IoT, miles de objetos están conectados por medio de sensores o dispositivos lectores, que leen la información que se genera entre ellos, lo cual les permite comunicarse y actuar de acuerdo con la información que recaban a través de la red. Este complejo sistema está revolucionando la manera en que se procesa la información.

La tecnología en la vida cotidiana

La importancia de la tecnología es fundamental en nuestro día a día. Miles de aplicaciones procesan datos útiles en nuestros smartphones; en muchas casas ya hay pantallas con Internet (smartTVs); las cámaras de seguridad monitorean la actividad interna y externa de los inmuebles; los dispositivos de música están intercomunicados, e incluso, algunos refrigeradores inteligentes nos informan de los artículos que contienen, ¡y también de lo que podríamos preparar con esos alimentos! La manera de hacer cosas cotidianas está sufriendo una gran evolución.

¿Se imagina que la alfombra de su casa mandara información a la compañía de lavado, para programar una cita o, incluso, a la tienda que las vende, para reemplazarla o sugerir un piso diferente? La ropa podría, asimismo, mandar información a los vendedores para indicarles que ya está muy desgastada y que en poco tiempo usted irá a comprar nuevas camisas, blusas y pantalones. Esto permitiría que le enviaran publicidad directa, adecuada a sus gustos y su presupuesto.

Sería fantástico que una báscula con conectividad wi-fi llevara una estadística, no sólo de nuestro peso, sino también de nuestro porcentaje de grasa o del índice de masa corporal, para que esta información le sirviera al médico o a nosotros mismos para controlar la dieta, visualizando los alimentos más recomendables de acuerdo con el estado de salud, desde cualquier navegador web.

Seguridad y sostenibilidad: beneficios de la tecnología

Qué útil sería controlar las puertas y ventanas de casa, conforme a lo que mostraran en directo nuestras cámaras de seguridad, o a través de sensores que enviaran mensajes de alerta cuando un intruso se inmiscuyera en nuestra propiedad.

La próxima generación de aplicaciones de Internet con el protocolo IPv6 (340 sextillones de direcciones) irá más lejos que nunca, al permitir que los objetos tengan una identidad propia. Con esta tecnología, podrían rastrearse los productos robados, y los hurtos irían a la baja, ya que los artículos no podrían ser utilizados si no se corroborara la identidad de quien los poseyera o si no se ubicaran a sí mismos dentro de un entorno seguro.

Las industrias del retail y de la manufactura se verán muy beneficiadas con las aplicaciones y el IoT que les impidieran producir artículos innecesarios, para ahorrar costos y hacer los productos más eficientes. Esto se relaciona directamente con la necesidad de que la sociedad se vuelva más inteligente, desencadenando procesos de innovación, para ser menos agresiva con el ambiente.

La información que generamos: ¿adónde va?

De acuerdo con el pronóstico de Gartner más reciente, en 2020 habrá 26 billones de dispositivos instalados (sin incluir PC, tabletas y teléfonos inteligentes, que tendrán una base instalada de 7.3 billones de unidades). Para darnos una idea de las dimensiones de esta penetración tecnológica, la población mundial estimada para ese año será de 7.7 billones.

Este estudio establece que los cinco sectores con mayores beneficios gracias al IoT serán:

• Manufactura 15 por ciento

• Salud 15 por ciento

• Seguros 11 por ciento

• Banca 11 por ciento

• Retail 8 por ciento

¿Qué hay detrás de todo esto? ¿Qué pasa con toda la información? ¿Quién la recibe, procesa, y quién toma decisiones con base en ella? El análisis de datos conocidos como “big data” es realizado por sistemas que leen diferentes fuentes e, inmediatamente, validan, analizan y evalúan grandes volúmenes de información en directo, con algoritmos protocolarios que permiten iniciar acciones que, a su vez, son analizadas para detonar otras actividades.

Este análisis de big data implica la captura, administración y, sobretodo, el procesamiento en un tiempo muy corto, para que los datos sean verdaderamente útiles. Todos los beneficios mencionados se aplican en el hogar; sin embargo, ¿se imagina los servicios que pueden ofrecer los Data&Analytics en las empresas?

*Director de Asesoría en Tecnologías de la Información
de KPMG en México


Correo: asesoria@kpmg.com.mx

Visita: www.delineandoestrategias.com