Opinión

Las campañas electorales que vienen

 
1
 

 

votar

Formalmente el proceso electoral de 2018 inició hace más de un mes. Para que tenga su culminación, como bien se sabe, el domingo 1 de julio, día de los comicios. A estas alturas no se habla de otra cosa que no sea de las próximas elecciones presidenciales, por su importancia, naturalmente, a las cuales hay que agregar las de diputados federales y senadores. Amén de al menos una elección de carácter local en la totalidad de las entidades federativas, en algunos casos de ayuntamientos, en otros de diputados y en nueve para elegir gobernador, incluido el de la Ciudad de México. Un megadía de elecciones, pues.

El gran Yogui Berra, miembro del Salón de la Fama del Beisbol, fue autor de una chispeante colección de aforismos que se conocen como yoguismos. El más popular quizá es el que reza: “Esto no se acaba hasta que se termina”. ¡Y tiene razón!, porque define con gracia no sólo la impredecible duración de un juego de beisbol sino también de su resultado final. Lo mismo puede durar una hora y media que siete o más horas. Y se puede ir perdiendo cuando está por concluir el juego y de manera sensacional el presunto equipo derrotado al final sale victorioso. Otro yoguismo dice: “No es fácil hacer pronósticos, menos aún sobre el futuro. ¡Y también tiene razón Yogui!

¿A qué viene lo anterior? A que como ya se dijo, estamos en pleno proceso electoral y no sabemos qué va a pasar. Y no por lo que hace al resultado final de los comicios sino a cómo será el desarrollo de la campaña electoral. Lo único que desde ahora se puede adelantar, sin asomo de error, es que será una campaña intensa y vehemente, por decirlo con palabras suaves.

Aunque todo el mundo sabe cuáles son los principales problemas que aquejan a la población (inseguridad, inflación, desempleo e impunidad, principalmente), lo más probable es que éstos se aborden de manera más bien marginal, sin planteamientos serios, en tono demagógico y sin hacer propuestas de solución coherentes y técnicamente viables. Así ha venido sucediendo desde hace tiempo y sobre el punto no se advierten signos de que en esta ocasión habrá cambios al enfoque.

La corrupción será un tema transversal. Es decir, a propósito de cualquier circunstancia y coyuntura será algo recurrente. Y casi siempre con tintes de escándalo. En ocasiones con la presentación de hechos falsos, a sabiendas de que en efecto lo son; pero también denuncias verdaderas, y en estos casos el gran problema que tendrá el votante será distinguir cuándo se trata de unos y cuándo de otros.

Es posible adivinar desde ahora que habrá, de hecho ya hay, un diluvio de encuestas. Para todos los gustos y preferencias. Un elemento adicional de confusión y desorden. Mal, malísimo y cuándo de los otros casos.

Es posible adivinar desde ahora que habrá, de hecho ya hay, un diluvio de encuestas. Para todos los gustos y preferencias. Un elemento adición de confusión y desorden. Mal, malísimo sabor de boca han dejado los encuestadores en los últimos años, pero siguen ahí, tan campantes, pontificando.

Idéntico diluvio espera también a los radioescuchas y televidentes con millones y millones de spots de partidos y candidatos, mensajes (casi) todos chabacanos, insulsos e insultantes a la inteligencia del votante que los tendrá que soportar como auténticos tragos de tormento.

Aunque los procesos electorales ya están en nuestro país superreglamentados, de manera tal que se han vuelto confusos y complejos, una norma más (total ya son tantas) no estaría de sobra: alguna disposición que haga eficaz la disposición prevista por el código electoral, en el sentido de que los candidatos están obligados a difundir en el curso de sus campañas el contenido de su plataforma electoral, que por ley los partidos están obligados a presentar ante la autoridad electoral, incluso como requisito que han de cumplir para tener derecho a postular candidatos. Pero de las plataformas nadie se acuerda. 

También te puede interesar:
La competencia interna panista
El financiamiento público y los pluris después de los sismos
Experiencias y lecciones de los sismos